Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas espera de Italia un "calendario claro" para aplicación de medidas de ajuste concretas

Pide a los líderes una "respuesta política creíble" para frenar la crisis de deuda en la eurozona
La Comisión Europea no ha recibido aún la carta que espera del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, con nuevas medidas de ajuste para estabilizar la economía del país transalpino, pero confía en que llegará antes de que arranque esta tarde la cumbre de líderes de la UE y que incluirá propuestas "concretas y detalladas" y un "calendario claro" para su aplicación.
"El objetivo es, sobre todo, restablecer la confianza en la economía italiana y restablecer la confianza de los mercados e inversores en la estabilidad financiera de la zona euro", ha explicado en rueda de prensa un portavoz comunitario, Olivier Bailly.
Los líderes europeos han aumentado la presión en los últimos días sobre Berlusconi para forzarle a emprender mayores recortes y medidas con el aumento de la edad de jubilación a los 67 años, pero su principal aliado de Gobierno, la Liga Norte, bloqueó el martes la aprobación de las reformas. Los medios italianos publican este miércoles que en negociaciones posteriores, Berlusconi habría conseguido el apoyo de la Liga Norte para llevar a Bruselas el compromiso para los ajustes.
A preguntas de la prensa, el portavoz comunitario ha explicado que la carta con los detalles de las medidas no ha llegado, pero que Bruselas confía en que estará a tiempo para la reunión de jefes de Estado y de Gobierno europeos.
Bailly ha admitido que "no sería razonable" esperar que los ajustes que se exigen a Roma se pongan en práctica en las próximas horas pero sí reclamara "una lista de medidas concretas, detalladas" y con un "calendario claro" de cuándo se aplicarán.
Los líderes europeos se reúnen en la tarde noche de este miércoles para tratar de acordar finalmente un plan global para combatir la crisis de deuda de la eurozona y calmar a los mercados.
ACUERDO GLOBAL
El plan incluye un impago del 50% de la deuda griega, la recapitalización de banca con 100.000 millones y el refuerzo de fondo de rescate hasta 1 billón de euros. Entre los principales problemas para el acuerdo figuran las diferencias sobre si el Banco Central Europeo (BCE) debe seguir comprando bonos españoles e italianos, algo que Alemania rechaza.
Bailly no ha querido hablar de las diferentes opciones sobre las que se está negociando en los últimos días y sobre el papel del BCE se ha limitado a recordar que el Ejecutivo comunitario es partidario de que la entidad tenga un papel "crucial", sin dar más detalles.
En cualquier caso, ha dicho, Bruselas espera que esta noche sea posible un acuerdo político aunque los trabajos técnicos tengan que seguir más adelante para concretar algunos detalles y ha confiado en que los jefes de Estado y de Gobierno ofrezcan "una respuesta política creíble" sobre "cuestiones clave" que permitan recuperar la confianza en la zona euro.