Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas advierte de que el paro en España alcanzará el 20,5% en 2011

Bruselas avisa de que el paro en España alcanzará el 20,5% en 2011. Foto: EFE.telecinco.es
Según las previsiones, la economía española se contraerá un 3,7% este año y experimentará una caída adicional del 0,8% en 2010, seguida de una "moderada recuperación" del 1% en 2011.
Así, la crisis en España será más prolongada que en el resto de Estados miembros debido a la lentitud del ajuste en la construcción. Mientras que la UE y la eurozona, así como Francia, Alemania e Italia, ya han salido de la recesión, en España la vuelta al crecimiento positivo se retrasará un año, hasta el tercer trimestre de 2010.
Por su parte, la contracción de la actividad económica provocará que el paro siga aumentando hasta situarse en el 17,9% de la población activa este año, el 20% en 2010 y el 20,5% en 2011, la tasa más alta de toda la UE que además duplica la media comunitaria.
Además, el déficit público se disparará hasta el 11,2% del PIB este año y se mantendrá en torno al 10% en 2010 debido a la caída de los ingresos fiscales, al aumento de las prestaciones por desempleo y a las medidas anticrisis, mientras que la deuda aumentará del 39,7% en 2008 hasta el 74% en 2011.
Asimismo, la Comisión también ha alertado de que existen riesgos a la baja para estas previsiones. En particular, Bruselas ha destacado que "algunas de las recientes medidas fiscales anunciadas en la ley de presupuestos de 2010, como la eliminación de devoluciones fiscales y los incrementos del IVA, pueden tener también un impacto negativo en el consumo privado". Además, "un incremento en los impagos de hipotecas podría poner en riesgo la corrección de las balanzas de los bancos muy expuestos al sector de la construcción, lo que podría tener un impacto negativo en la economía real".  EPF