Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas cree que el rescate bancario apuntaló la estabilidad financiera pero reclama más consolidación fiscal

La Comisión Europea ha publicado este viernes un informe de evaluación del programa de asistencia financiera de España en el que destaca que la aplicación de las medidas pactadas "apuntaló la estabilidad macrofinanciera", aunque también subraya que a pesar de los "significativos ajustes" de los últimos años será necesaria una mayor consolidación fiscal para reducir la deuda pública.
"El impacto exacto del programa es difícil de cuantificar en ausencia de una hipótesis de contraste, pero la implementación de las medidas del programa apuntaló la estabilidad macrofinanciera", recalca el estudio, que además asegura que la aplicación fue "rápida y robusta", con las medidas más importantes concentradas en 2012. "Las reformas fueron efectivas para alcanzar los objetivos en un periodo corto de tiempo", certifica.
En este sentido, el Ejecutivo comunitario destaca que al alcanzar los objetivos del rescate bancario se evitó un "desapalancamiento desordenado" que "habría tenido consecuencias dañinas para el sector financiero y para toda la estabilidad macroeconómica".
Así, Bruselas manifiesta que los indicadores financieros muestran una mejora general en la solvencia, la rentabilidad y la financiación de los costes del sector bancario, mientras que la tendencia negativa en la contracción del crédito esta mostrando "signos de reversión gradual".
"Los bancos llevaron a cabo una reducción ordenada de su exposición al sector inmobiliario, bajó su dependencia a la liquidez del BCE y se reforzó la identificación de riesgos y los mecanismos de gestión de crisis", especifica.
Sin embargo, el informe también subraya que a pesar de los "significativos ajustes" en el sector financiero, España se enfrenta aún a "importantes retos", en particular advierte de que el decreciente stock de crédito y los "elevados, pero decrecientes niveles" de préstamos dudosos y los activos embargados "suponen riesgos para la rentabilidad de los bancos".
En la misma línea, la Comisión Europea destaca que España abandonó el programa de asistencia financiera aún con niveles altos de deuda pública y de déficit fiscal. "A pesar de los ajustes de los últimos años en flujos económicos clave, serían necesarios unos mayores esfuerzos de consolidación para conseguir una deuda pública a la baja", advierte.