Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que las debilidades estructurales de los países explican que la UE no crezca tanto como podría

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Empleo, el Crecimiento, la Inversión y la Competitividad, Jyrki Katainen, ha reconocido este jueves que la Unión Europea no crece "tan rápido como podría" a pesar del entorno favorable y ha señalado que la causa principal de este hecho son las "debilidades estructurales" de las economías de los Estados miembros.
"Todos el mundo sabe lo que está haciendo el BCE, básicamente no hay tipos de interés. Los bajos precios del petróleo apoyan la demanda, y todavía el crecimiento no es tan bueno como debería ser", ha explicado en el Brussels Economic Forum, organizado por el Ejecutivo comunitario.
"Está mejorando (el crecimiento), la estabilidad ha vuelto a Europa, pero todavía las cosas no están mejorando tan rápido como podrían, y es principalmente por las debilidades estructurales de nuestras economías", ha añadido.
En este sentido, Katainen ha afirmado que "no sería inteligente pedir al BCE más de lo que ya ha hecho" y ha subrayado que la Comisión Europea "está centrada más que antes en el lado estructural" de los socios comunitarios. "Necesitamos más reformas estructurales", ha sentenciado en su discurso.
Así, el finlandés ha apuntado que es la falta de competitividad de los Estados miembros la razón principal que explica el índice de inversión a largo plazo por debajo de la media de la UE, y ha indicado que estas reformas suponen cambios en el mercado laboral de los países de la UE, aunque no en todos, modificaciones en los sistemas públicos de bienestar o en la eficiencia del sector energético, entre otras.
De esta forma, el vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha defendido que el primer paso para incrementar la inversión en la UE es asumir que "el mundo ha cambiado" y que esto supone amoldarse a las "futuras necesidades". A este respecto, ha señalado que el 'plan Juncker' es en sí mismo una reforma estructural que "se está moviendo en la buena dirección y bastante rápido".
"No hay varita mágica para incrementar el crecimiento y las inversiones en Europa. Estamos aportando financiación riesgo, asistencia técnica a inversores, hemos establecido una plataforma que da visibilidad a buenos proyectos y hemos impulsado reformas estructurales y animado a los Estados miembros a reformar sus sociedades porque tienen que ser de nuevo competitivas", ha zanjado Katainen.