Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas denuncia a Rusia ante la OMC por el veto a la carne de cerdo

La Comisión Europea ha denunciado este martes a Rusia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por el "desproporcionado" veto de Moscú a la importación de cerdos, carne de cerdo fresca y determinados productos porcinos procedentes de la UE.
Rusia cerró su mercado a la UE -cortando casi el 25% de todas las exportaciones comunitarias- a finales de enero de 2014 y justificó su decisión por haber detectado casos de fiebre porcina africana en jabalíes en las fronteras de Lituania y Polonia con Bielorrusia.
El veto ha provocado "pérdidas significativas" al sector agrícola de la UE, con caídas de precios y un exceso de oferta de carne de cerdo, según Bruselas. En 2013, el valor de las exportaciones de cerdo de la UE a Rusia alcanzó 1.400 millones de euros, alrededor del 25% de todas las exportaciones comunitarias.
El Ejecutivo comunitario ha decidido llevar el caso ante la OMC porque las discusiones bilaterales con Moscú no han dado ningún resultado hasta ahora. "El veto ruso al cerdo europeo es claramente desproporcionado y va contra las reglas de la OMC", ha dicho el comisario de Comercio, Karel de Gucht, en un comunicado. "Europa defenderá a sus productores de cerdo y no tiene otra alternativa que llevar el caso ante la OMC", ha agregado.
Al unirse a la OMC en 2012, Rusia se comprometió a garantizar que sus medidas para proteger la salud animal se basarían en la ciencia, no restringirían el comercio más de lo necesario y se aplicarían sin discriminar a sus diferentes socios y productores domésticos.
No obstante, Bruselas acusa a Moscú de aceptar importaciones de Bielorrusia y, hasta recientemente, de Ucrania, pese a los casos de fiebre porcina africana en esos países. Además, pese a los numerosos brotes ocurridos en su propio territorio, Rusia no ha cerrado su mercado a los productos domésticos.
Como primer paso, la UE ha reclamado consultas a Rusia en el marco de la OMC. Si en el plazo de 60 días no producen resultados, Bruselas podría pedir un arbitraje que dictamine la legalidad de las medidas de Moscú.