Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas ofrece a la flota afectada por el veto ruso aplazar un 30% de su cuota a 2015

La comisaria de Pesca, Maria Damanaki, ha ofrecido este lunes a los Estados miembros aplazar hasta el año próximo el 30 % de sus posibilidades de pesca, mejorando así la "flexibilidad" del 10 % que ya permiten las reglas comunitarias, con el objetivo de minimizar las pérdidas de la flota afectada por el veto ruso, han informado fuentes europeas.
La decisión final compete a los gobiernos nacionales y por ello Damanaki ha pedido a los ministros de Pesca de la UE, con los que se reúne este lunes y martes en Luxemburgo, "urgencia" para abordar esta cuestión.
"La temporada de pesca (según el reparto de cuotas) llega a su fin y necesitamos certezas con urgencia", dijo la comisaria días antes del encuentro con los Veintiocho.
Antes de plantear este aumento, los servicios de la Comisión han consultado con los científicos la viabilidad de la medida y creen que la transferencia de cuota en general tiene "un ligero efecto positivo" para la sostenibilidad de los recursos, según afirma Bruselas.
Damanaki ya recordó en septiembre a los gobiernos nacionales que tenían a su disposición la posibilidad de transferir de un año al otro el 10 % de su cuota pesquera, pero ha apostado por aumentar este margen en la reunión de ministros de Pesca de la Unión Europea que se celebra este lunes y martes en Luxemburgo.
Además, la comisaria ha reiterado a los ministros la oferta que ya hizo a los Estados miembros para que recurran a los fondos asignados al almacenamiento privado, un instrumento que cuenta con 45 millones de euros en total para el periodo 2014-2020, y que permitiría a la flota apartar su producción no perecedera hasta identificar nuevos mercados para su distribución.
En 2013, el valor de las exportaciones pesqueras afectadas ahora por el veto ruso fue de 144 millones de euros, de los que 8 millones corresponden a la actividad de la flota española, que sobre todo comercializa con Rusia pesca congelada.