Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas subraya resultado "muy positivo" del acuerdo de libre comercio con Japón para sector agroalimentario

El comisario de Agricultura avisa del impacto del Brexit en el presupuesto de la UE y presentará en diciembre reforma de la PAC
El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, ha subrayado el "resultado muy positivo" del acuerdo de libre comercio acordado entre la Unión Europea y Japón para el sector agroalimentario europeo y supondrá "una enorme oportunidad" para que "crezca".
"Japón es el cuarto mercado para las exportaciones agroalimentarias de la UE, que vale 5.700 millones de euros anualmente", ha recordado el comisario durante una conferencia sobre el futuro de la Política Agrícola Europea (PAC).
Hogan ha puesto en valor que el acuerdo negociado con Japón dará acceso para 50.000 toneladas de productos vacunos a un arancel "muy reducido" que se reducirá del 38,5% actual al 9% en un periodo de 10 años y también eliminará los aranceles al vino, vino espumoso o el queso duro y "habrá virtualmente libre acceso para el porcino".
"El resultado significa que el 85% de los productos agroalimentarios de la UE a Japón serán eliminados en un periodo", ha resumido.
Además, ha puesto en valor que en virtud del acuerdo Japón garantizará "plena protección" para 205 indicaciones geográficas de 21 Estados miembros, que gozarán del "mismo nivel de protección que hoy en la UE".
El comisario ha asegurado además que seguirán "buscando mercados nuevos y emergentes" y ha insistido en las "oportunidades significativa" de ello para el sector en la UE tras recordar las "dificultades" por las que pasó el sector en 2015 y 2016, aunque ha defendido que hay "indicaciones claras de una recuperación del mercado" y ha subrayado la fortaleza de las exportaciones europeas en el sector, que arrojan una balanza neta "positiva" de 860 millones de euros.
IMPACTO DEL BREXIT Y OTROS DESAFIOS
Eso sí, Hogan ha alertado de que el sector agrícola europeo también se enfrenta a "desafíos", "el primero de ellos la decisión de Reino Unido de abandonar la UE", algo que ha avisado tendrá "consecuencias" tanto "en términos del presupuesto de la UE como para el nuevo acuerdo comercial" que puedan negociar ambas partes.
El comisario ha recordado que el Brexit provocará "un agujero en las finanzas de la UE" y existen además "nuevas necesidades financieras", que "deben ser claramente reconocidas" y no ha ocultado que habrá que hacer "elecciones duras" respecto al presupuesto". E "inevitablemente" habrá que estudiar "la reforma de las dos de mayor gasto: agricultura y cohesión".
Hogan ha dejado claro no obstante que la Comisión, en su documento para reflexionar sobre el futuro de las finanzas de la UE por el Brexit que presentó la semana pasada, deja claro que hay que estudiar "el valor añadido" de los programas financiados por la UE y "reconoce el papel muy valioso que desempeña la UE en apoyar un sector agrícola dinámico, con alrededor de 400.000 millones de euros en el periodo 2014-2020" y que tiene "un efecto redistributivo significante" y que contribuye a "una oferta alimentaria sostenible".
De cara a modernizar y simplificar la Política Agrícola Común, Hogan ha considerado que hay "margen de mejora" para simplificar la PAC y hay que cambiar el enfoque desde "el cumplimiento a una orientación basada en los resultados", así como "mejorar los controles y reducir la carga administrativa para todo el mundo" y ha avanzado que el objetivo de la Comisión es presentar una propuesta de reforma "a finales de este año".
También ha apostado por dar "flexibilidad" a los Estados miembro para que ellos gestionen los fondos de la forma más apropiada para ellos y que sea la UE la que fije los objetivos que hay que alcanzar.
Hogan tampoco ha descartado la posibilidad de recurrir a nuevos servicios y tecnologías por satélite que puedan quizá sustituir a controles en situ, algo que contribuiría a simplificar el sistema actual.
Respecto a otros desafíos a los que se enfrenta el sector europeo, Hogan ha reconocido la necesidad de contar con "más herramientas para mejorar la resiliencia" del sector teniendo en cuenta que "la incertidumbre y la volatilidad" caracterizan la economía de hoy.
También hacen falta "inversiones significativas" para el desarrollo rural y atajar el problema en algunos estado del envejecimiento de los agricultores, tras recordar que el número de jóvenes en el sector ha caído en casi un millón de personas e igualmente ha avisado de que cumplir con los Acuerdos de París y los nuevos objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU exigirán que la UE mejore "la sostenibilidad de la producción alimentaria".