Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buffett pronostica una economía "en ruinas" durante el 2009

El multimillonario Warren Buffett dijo hoy que la economía seguirá "en ruinas" durante el 2009, en la carta que dirige anualmente a sus inversores, en la que achaca la crisis empresarial a las pérdidas vinculadas a los préstamos hechos durante la expansión del mercado inmobiliario.
Una de las afectadas ha sido el consorcio inversor Berkshire Hathaway, del que es el mayor accionista y cuyas ganancias netas descendieron el 62 por ciento el pasado año..
Buffett señaló que las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos están ahora "resonando en todos los rincones de nuestra economía".
El empresario respaldó los esfuerzos realizados por el Gobierno para recatar las empresas financieras incluidas Bear Stearns Cos, que fue vendida a JPMorgan Chase & Co, porque "nos guste o no, los habitante de Wall Street, Main Street y otras calles de Estados Unidos estamos todos en el mismo barco", dijo.
Pese a que a las desventajas que puede presentar la intervención directa de la administración en la economía, consideró que "la acción inmediata del gobierno fue fundamental el año pasado para evitar una ruptura total del sistema financiero".
En el cuarto trimestre del año pasado, su compañía fue una de las afectadas con unas pérdidas en inversiones y derivados de casi 7.500 millones de dólares, que atribuyó a la parálisis que produjo "la crisis del crédito, junto con la de las casas y el descenso de los precios de las acciones".
"Una caída libre en la actividad empresarial nunca antes vista", señaló, "Estados Unidos, igual que gran parte del mundo, se vieron atrapados en un círculo vicioso ciclo de retroalimentación negativa. El miedo llevó a la contracción de negocios, que a su vez dio lugar a aún más el miedo".
Aunque también admitió que tomaron algunas decisiones equivocadas que costaron a los accionistas miles de millones, como la compra de una gran cantidad de acciones de la petrolera ConocoPhillips cuando los precios del petróleo y el gas natural estaban en su máximo.
El empresario, de 79 años, aun así se muestra optimista y asegura que en sus años como empresario ha conseguido superar situaciones peores.
Según el informe anual, la compañía tuvo en el 2008 unos beneficios netos de 4.999 millones de dólares, o 3,224 dólares por acción, respecto a los 13.210 millones de dólares del año anterior, cuando sus acciones se cotizaron a 8,548 dólares.