Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Burgos dice que Monago tiene capacidad de intervención en pensiones, aunque tendrá que recortar por otro lado

Admite que es "posible" que el Gobierno tenga que recurrir de nuevo al Fondo de Reserva para pagar la extra de diciembre
El secretario de Estado de Seguridad Social, ha asegurado que los estatutos de autonomía reconocen a las comunidades autónomas capacidad de intervención en el ámbito de la asistencia a los pensionistas, aunque cualquier decisión sobre pagas complementarias debe incorporarse a las cuentas de la comunidad autónoma en cuestión, que además tendrá que recortar por otro lado.
Así ha reaccionado Burgos en los desayunos de TVE al ser preguntado por el anuncio del presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, sobre la paga complementaria de 200 euros que concederá en enero de 2014 a los titulares de pensiones no contributivas hasta que se recupere el PIB.
"El sistema de pensiones debe ser único para todos, pero los estatutos reconocen a las comunidades capacidad de intervención en el ámbito asistencial", ha señalado Burgos, que ha explicado que si Extremadura opta por mejorar las prestaciones en lugar de dar ayudas en especie tendrá que ajustar su Presupuesto.
Por otro lado, ha admitido que es "muy posible" que el Gobierno tenga que recurrir de nuevo al Fondo de Reserva de la Seguridad Social para pagar la extra de finales de año, ya que hay dos momentos en los que el sistema está sometido a una "presión especial" que coinciden con las dos pagas extra del ejercicio: junio y diciembre.
Aunque ha reconocido que no es "satisfactorio" tener que recurrir al Fondo para garantizar las pensiones, ha recordado que el instrumento se diseñó precisamente para afrontar los momentos bajos del ciclo y asegurar que el sistema dispondría de fondos para afrontar eventuales dificultades.
A su parecer, lo que llama la atención es que en 2011 el anterior Ejecutivo dijera que no sería necesario utilizar el Fondo hasta el año 2020, ya que "lo importante" es ser capaz de decir la verdad a los ciudadanos y que conozcan los desafíos del sistema.
A su parecer, la gran duda está en si el Gobierno debe gastarse el Fondo sin hacer nada, tal y como piden algunos, o aprovechar las reservas para tomar medidas que sostengan el sistema en el futuro. "Hemos optado por esa segunda opción, cada euro que se gasta es una motivación para tomar las reformas que se necesitan", ha dicho.
DEFIENDE LA PROPUESTA DEL GOBIERNO
En este sentido, ha defendido la propuesta gubernamental para reformar el sistema, que se basa en dos ejes: la aplicación del factor de sostenibilidad a partir de 2019 y la actualización de las prestaciones en función de un índice diferente del IPC a partir del año que viene, que garantizará que nunca se bajen o se congelen.
La aplicación de este índice, tal y como ha afirmado el secretario de Estado, permitirá acompasar el crecimiento de las pensiones a las posibilidades reales de la economía española y evitará "sobresaltos" y "decisiones injustas". "Estos son los desafíos a los que atiende la reforma que plantea el Gobierno", ha señalado, tras confiar en que los agentes sociales y económicos puedan trasladar ciertas aportaciones y mejorar la propuesta sin "mirar para otro lado".
Sobre si es partidario de sistemas privados de pensiones, Burgos ha defendido la aceptación y el buen funcionamiento del público, aunque ha recordado que Economía se ha comprometido a elaborar un informe sobre la realidad de los sistemas privados y las posibilidades de desarrollarlos, pero siempre desde el punto de vista de la compatibilidad, nunca como una alternativa.
LA AFILIACIÓN IRA A MEJOR EN SEPTIEMBRE
Preguntado por la evolución de la afiliación en el mes de septiembre, el secretario de Estado ha avanzado que probablemente el comportamiento será similar al de otros meses de septiembre, aunque puede ser "un poco mejor". "Vamos a ver cómo evoluciona", ha dicho, tras recordar que el Ministerio de Empleo no hace previsiones.
Sí ha recordado, sin embargo, que el dato de agosto fue "mucho mejor" que cualquier dato registrado en ese mismo mes cualquier otro año, "por lo menos hasta el año 2005", lo que permite al Gobierno "vislumbrar esperanza" y pensar que la Seguridad Social se mueve "a mejor", aunque sea con "lentitud y discreción". "Sin tirar campanas al vuelo, pero tenemos datos más que esperanzados". ha señalado.