Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO-A asegura que defenderá sus "derechos constitucionales" tras las "manifestaciones inciertas" de la juez Alaya

El sindicato CCOO ha afirmado que "no va a renunciar nunca a defender sus derechos constitucionales" ante la polémica que se ha abierto sobre la manifestación realizada por la juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga los presuntas irregularidades en los expedientes de regulación de empleo (ERE), advirtiendo sobre el ejercicio de acciones judiciales por parte de CCOO.
En una nota, el sindicato manifiesta que "todo juez y tribunal en nuestro país, cuando toma declaración a un testigo, de inicio le pone en conocimiento que esta obligado a decir verdad y que el código penal castiga el falso testimonio".
Ha recordado que el artículo 18 de la Constitución "garantiza el honor y el derecho a la propia imagen". Ha agregado que igualmente el artículo 24 "garantiza el acceso a los tribunales y a la tutela judicial efectiva en ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, de manera que ambos derechos se tratan de derechos constitucionales fundamentales y especialmente protegidos".
Por consiguiente, el sindicato considera que se están efectuando "manifestaciones inciertas sobre CCOO que afectan a su honor e imagen y es evidente que se están lesionando sus derechos fundamentales constitucionales". Ante ello, el sindicato considera que "es un derecho fundamental constitucional ejercer las acciones legales correspondientes y ningún poder ni institución de este país debe limitar ni impedir el ejercicio de estos derechos".
CCOO ha explicado que cuando interpone la conciliación previa a la interposición de querella, por considerar lesionados sus derechos constitucionales, "está ejerciendo tales derechos en la forma legalmente establecida y ello nunca puede ser considerado como coacción ni presión a ninguna persona y mucho menos a su entorno familiar, que siempre serán respetados, como no puede ser de otra manera".
El sindicato ha dejado claro que "nunca va a renunciar a utilizar los cauces legalmente establecidos para defender la honorabilidad, el prestigio, la imagen y la honradez de sus siglas ni la de los miles y miles de personas afiliadas que conforman CCOO, siempre que intente dimafarse el buen nombre de la organización sindical".