Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. de Cataluña asegura que el Gobierno retrasa la ayuda de 400 euros para que la gente sea "sumisa"

El secretario general de CC.OO. de Cataluña, Joan Carles Gallego, ha afirmado este jueves que el retraso de las ayudas de 400 euros para los parados de larga duración que no reciben ningún tipo de prestación es un problema de prioridades políticas y no de problemas económicos, ya que responde a una estrategia del Gobierno para que la gente se resigne y sea "sumisa".
En declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press, Gallego ha aseverado que si el Gobierno atribuye este retraso a los problemas de liquidez, debería adoptar otro tipo de medidas, como la aplicación del impuesto para las grandes fortunas.
En Cataluña, cerca de 69.000 personas reciben esta ayuda porque no cuentan con ningún tipo de prestación, por lo que el dejar de pagar estos 400 euros a las personas que más lo necesitan provocará "una fractura y un conflicto social".
Ha subrayado que si hasta el momento no se han producido altercados sociales es porque hay un cojín familiar que ayuda a estas personas a subsistir si no, en España se viviría "una explosión social", aunque ha sostenido que a partir de septiembre se podrían registrar graves problemas.
"O hay justicia social o la gente tendrá que instalar la ley", ha añadido el líder sindical, quien ha lamentado que las actuales medidas gubernamentales estén desmontando un modelo de derechos sociales.
DEMOSTRACIÓN DE FUERZA
Gallego ha apuntado que el sindicato quiere realizar "una gran demostración de fuerza" el 15 de septiembre, día en el que se ha convocado una manifestación por las calles de Madrid, ya que según ha considerado, no sólo los sindicatos, sino una mayoría social, quiere que el Gobierno adopte otro tipo de medidas.
Ha aseverado que "todo apunta a que esto pueda acabar en huelga general", aunque ha subrayado que para CC.OO. lo importante es abrir un marco de negociaciones.