Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. de Cataluña critica la falta de voluntad negociadora de Panrico

La fábrica de Santa Perpètua cumple 100 días de huelga
El secretario general de CC.OO. de Catalunya, Joan Carles Gallego, ha criticado este jueves a Panrico por no querer abrir ningún tipo de negociación y ha señalado a la empresa como única responsable del conflicto.
En una rueda de prensa, ha reiterado la voluntad del sindicato de encontrar una solución pactada, y ha declarado que la negativa de la empresa responde más a una actitud "personal" que no a una estrategia.
"El 95% de los casos se resuelven mediante acuerdos" ha apuntado Gallego, lo que muestra, a su parecer, el desdén que siente la dirección de la empresa por el derecho de huelga.
El líder sindical ha valorado positivamente que la Generalitat haya intentado mediar entre las dos partes para encontrar una solución, pero le ha pedido que recrimine a la empresa su actitud de "provocación y chantaje".
Gallego ha recordado que la Generalitat abrió un expediente a la empresa -todavía no resuelto- por vulnerar el derecho de huelga cuando se descubrió que enviaba productos de otras fábricas a Catalunya.
Ha explicado que cuando han conseguido sentarse a negociar, Panrico no ha respetado los acuerdos y se ha levantado "con la mínima excusa".
En este sentido, ha lamentado la marcha de Ramón Bonastre de la Conselleria de Empresa y Empleo porque el nombramiento del nuevo secretario de relaciones laborales, Joan Aregio, retrasará la mediación.
100 DÍAS DE HUELGA
El presidente del comité de empresa de Santa Perpètua, Ginés Salmerón, ha considerado que la actitud de Panrico es un castigo "de carácter personal" a los trabajadores por haber iniciado una huelga que hoy cumple 100 días.
Salmerón ha explicado que no esperaba que el paro durase tanto, y que seguramente la empresa tampoco, pero "el empeño de la dirección ha provocado que se llegue a este punto".
Ha declarado que, pese a los 100 días, la plantilla sigue siendo "una piña" y que aguantarán hasta el final porque la alternativa es el despido.
Según el presidente del comité de empresa, los trabajadores de Santa Perpètua están resistiendo gracias a los ahorros familiares y a la caja de resistencia.
Salmerón ha explicado que tienen pensada una contrapropuesta en caso de que la empresa estuviera dispuesta a negociar, que se basaría en que algunos trabajadores, sobre todo los mayores de 55 años, se acogieran a un ERE voluntario.
La dirección de la empresa por su parte, exige el despido de 234 trabajadores del total de 351 que tiene la planta, y una reducción salarial de entre el 15 y el 40%.
El próximo 13 de febrero se celebra el juicio por la denuncia de Panrico que ha de decidir si la huelga es ilegal; en caso que el juez declarara la huelga como ilegítima, Salmerón ha anunciado que los trabajadores volverían a sus puestos de trabajo.