Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO rechaza el plan de Lactalis para cerrar Lauki Valladolid al tratarse de una planta rentable

Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio de la Federación Agroalimentaria (Feagra-CCOO), ha expresado su frontal oposición a los planes de la multinacional francesa Lactalis de cerrar el próximo día 30 de junio la planta que tiene en el barrio de Viveros de Valladolid, lo que supondría el despido de los 85 trabajadores con que cuenta en estos momentos Lauki.
"No podemos compartir la determinación que ayer transmitió la dirección de la empresa a los integrantes del comité y luego a la plantilla. Se trata de una factoría que en estos momentos no ofrece pérdidas, por lo que no se entiende, de ninguna de las maneras, este sorprendente proceder", apunta Juan Manuel Ramos García, secretario general de Feagra-CCOO CyL, a través de un comunicado recogido por Europa Press.
Además, recuerda que no hace mucho, en 2014, la plantilla de la central lechera vallisoletana hizo un gran esfuerzo en aras de favorecer su viabilidad, con bajas incentivadas y movilidad hacia otros centros de producción que la firma gala tiene en España (Nadela y Vilalba -Lugo-, Mollerusa -Lleida-, Granada -Puleva-, junto con las queseras de Zamora y Peñafiel).
Este proceder supuso reducir el plantel de Lauki de unos 150 operarios hasta los 85 actuales. "Por lo tanto, no es de recibo que ahora nos vengan diciendo que quieren echar el cierre. Ellos ya dieron un paso significativo hace dos años y ahora les pagan con esta moneda. No es justo y tampoco nos vamos a quedar de brazos cruzados", remarca Ramos García.
Otra de las críticas se centra en que en ningún momento aclararon al comité de empresa y a sus trabajadores las condiciones de las recolocaciones de estas 85 personas. "Ante este claro atropello, desde CCOO estamos dispuestos a todo con tal de defender el tejido productivo vallisoletano. Haremos lo que sea para que Lauki no se cierre y los ganaderos que suministran la leche no se vean afectados. En todo momento tendremos un papel vigilante para que no se consume el cierre", advierte Ramos García
REUNIÓN DEL COMITÉ EL MARTES
El comité de empresa de Lauki, que está compuesto por dos delegados de CCOO, otros tantos de UGT y uno de CGT, se reunirá el próximo martes, día 15 de marzo, a las 12.00 horas, en la planta vallisoletana, para estudiar los pasos a dar.
Tanto CCOO como el comité están molestos por el proceder de la empresa, ya que antes de comunicar esta decisión a los representantes legales de los trabajadores y a la propia plantilla de Lauki, se lo hizo saber a la Junta de Castilla y León. "Es algo increíble que primero hablen con la Administración regional antes de hacerlo con aquellas personas que van a ser los que van a padecer las consecuencias de tan nefasta decisión", apunta Juan Manuel Ramos.
En este sentido, el presidente del comité de empresa, José Manuel González, también de CCOO, arremetió contra Lactalis por su anuncio unilateral de cierre de su factoría, cuando son rentables y están a la cabeza de sus plantas en Europa. "Somos los mejores, tenemos números positivos y hacemos bien las cosas", dijo, para indicar que en la reunión mantenida esta mañana, le recordaron a la empresa sus números y le preguntaron el por qué de su "injusta" decisión, y no recibieron respuesta.
El sindicalista destacó que están "mal" tras el enuncio, porque no entienden que ese sea el camino para una empresa que sigue siendo rentable, pese a que lleva sufriendo recortes durante los últimos cinco años. "Llevan cinco años quitándonos de todo y seguimos siendo rentables gracias al único esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras, con reducción de plantilla y congelación salarial los últimos cuatro ejercicios", resumió.
UN LUSTRO DE DESLOCALIZACIÓN
José Manuel González insistió en que Lactalis lleva un lustro impulsando esta "deslocalización", desde la compra de Puleva. En este sentido, recordó que hace cinco años producían 220 millones de litros al año, y contaban con una plantilla de 132 empleados. En la actualidad, ésta se ha reducido a 85 trabajadores, con una producción estimada de 91 millones de litros para este año, con la que hubieran seguido siendo rentables.
González expuso que los responsables de la empresa les trasladaron esta mañana que el motivo de su decisión es la bajada de ventas de leche en España en 100 millones de litros, así como de 40 millones en Portugal, donde también comercian; y se preguntó si ahora son rentables con 91 millones de litros, cómo lo sería si recuperasen los 220 que producían hace un lustro.
Sin embargo, explicó que se olían el anuncio de cierre, porque para lograr estos números tenían que envasar 1,45 millones de litros de UHT a la semana, una cifra que cumplieron en enero, pero que en febrero no llegó a 1,2 millones. "Si no nos traen leche poco podemos hacer", sentenció.
"Así nos lo agradecen", prosiguió el responsable del comité, para recordar que hay mucha gente con 50 años y con más de 20 en esta planta, como él mismo, que cumple el mes que viene 26.