Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT vuelven a echarse a la calle este viernes contra los recortes

CC.OO. y UGT han convocado para mañana actos de protesta en numerosas ciudades españolas para protestar contra las políticas de austeridad y los recortes de derechos laborales y sociales que están llevando a cabo el Gobierno central y los autonómicos.
Coincidiendo con la celebración del Consejo de Ministros, los sindicatos volverán a salir a la calle en distintas comunidades para protestar contra las medidas antisociales que "viernes tras viernes" aprueba el Gobierno.
Según informó CC.OO., en Madrid se celebrará, por cuarta vez, una concentración ante el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a las 11.00 horas.
En Oviedo, Santander, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Coruña, Ourense, Lugo, Pontevedra, Ferrol y Santiago, las concentraciones tendrán lugar ante las delegaciones o subdelegaciones de Gobierno.
En el caso de Castilla y León, la cita es en todos los centros públicos de las diferentes administraciones públicas existentes en las diversas capitales de provincia de la Comunidad, destacando las que se celebrarán en Valladolid ante la Subdelegación del Gobierno y la Agencia Tributaria.
Con estas movilizaciones, CC.OO. y UGT quieren "mantener viva" la protesta contra la política del Gobierno, al que acusan de "hundir" el país en la recesión, "destruyendo empleo y deteriorando el Estado del Bienestar.
Las protestas ciudadanas contra los recortes marcarán el próximo 15 de septiembre un "salto cualitativo y cuantitativo", con la celebración de una marcha hacia Madrid, en la que los sindicatos y las organizaciones que componen la llamada Cumbre Social, promotores de la iniciativa, esperan reunir a un millón de personas.