Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT creen que los españoles han votado por "un gobierno progresista" que acabe con la austeridad

Los secretarios de Acción Sindical de CC.OO. y UGT, Ramón Gorriz y Toni Ferrer, respectivamente, consideran que el panorama político resultado de las elecciones del 20 de diciembre significan que los españoles quieren un "gobierno progresista" que acabe con las políticas de austeridad y avance en la lucha contra la pobreza y la recuperación de los derechos laborales.
En declaraciones a los medios tras reunirse con el PSOE en el Congreso, Ferrer ha explicado que el nuevo escenario "plural, más amplio y más diverso" que ha salido de las urnas significa que "las políticas de austeridad han quedado claramente en minoría" y que deben "primar" las medidas de lucha por la igualdad, lucha contra la pobreza y lucha por el empleo con derechos.
"Son los partidos los que deben traducir (los resultados) en alianzas políticas, pero evidentemente quieren decir que las políticas que la pasada legislatura ha desarrollado el PP no son las buenas", ha insistido, criticando que se sacralice el cumplimiento del objetivo de déficit aun a costa de los servicios públicos o las pensiones.
ANTEPONER EL INTERÉS GENERAL.
Por eso, el líder ugetista espera que "los partidos de corte progresista, de izquierdas, antepongan el interés y el bienestar general" a sus intereses "concretos", un deseo que comparte Ramón Gorriz, para quien España "ha votado a la izquierda" y "necesita", por tanto, un gobierno "progresista".
En cualquier caso, y hasta que se conforme finalmente un Ejecutivo, el dirigente de CC.OO. considera que una vez constituidas las Cortes los partidos políticos deben convocar ya una ponencia constitucional para iniciar la reforma de la "obsoleta" Carta Magna en aras a "constitucionalizar" los derechos laborales y sociales y a avanzar hacia "un estado en clave federal".