Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los taxistas y CCOO desestiman las explicaciones de Cabify e insisten en que se realice inspección

La asociación de taxistas Fedetaxi y el Sector de Carreteras de la FSC-CCOO consideran "insuficientes" las explicaciones ofrecidas este martes por Cabify sobre que su entramado de empresas no infringe la legalidad e instan a las autoridades de Empleo y Seguridad Social a acometer "de inmediato" las inspecciones pertinentes.
Tras la denuncia interpuesta contra Cabify el pasado lunes por supuesto "dumping social", la empresa de movilidad urbana respondió que su sistema permite eliminar la economía sumergida, al no realizarse los pagos en metálico, y que no da de alta a autónomos, sino que sus colaboradores lo hacen antes de comenzar su relación contractual.
Estas explicaciones no han convencido a los denunciantes, que han emitido este miércoles un comunicado en el que instan a las autoridades competentes a comprobar si las personas físicas que conducen los vehículos bajo la marca Cabiby se encuentran debidamente encuadrados en el sistema de la Seguridad Social.
Fedetaxi ha informado de que, junto con la denuncia presentada, ha aportado documentos que considera que prueban como Cabify suscribe contratos de transmisión de autorizaciones de transporte para arrendamiento con conductor de la clase VTC por precio de 20.000 euros más IVA cada una, sobre los que la plataforma digital "se reserva un derecho de opción de compra en caso de que el chófer incumpla el contrato de servicios", por ejemplo, obteniendo una valoración de los usuarios inferior a 4,5 estrellas sobre un máximo de 5 en un periodo de dos meses.
Además, acusa a Cabify de reconocer en su comunicado que ha actuado como agente facilitador de compraventa de licencias entre terceros interesados en acceder al sector y otros interesados en desinvertir, actuaciones para las que "no cuentan con autorización alguna, dado que están tajantemente prohibidas por la normativa española".
Por último, CCOO considera que las jornadas de trabajo de los conductores, con un mínimo de 60 horas semanales y dos turnos de ocho horas en horario nocturno y/o de fin de semana durante todo el año sin descansos obligatorios pactados "no son adecuadas ni para una tarea de riesgo como es la actividad de transporte de viajeros, ni un modelo edificante sobre la propuesta de modelo de trabajo que pretenden presentar".
El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, considera que la respuesta de Cabify deja ver que la compañía actúa como "una agencia de colocación en precario" y que su negocio está en "los conductores que pasan a ser clientes de plataforma en lugar de proveedores".