Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CE otorga 2,7 millones euros a España para 600 trabajadores del sector del automóvil

Varios operarios revisan los Ford Fiesta de la sexta generación salidos por la línea de montaje de la factoría Ford de Almussafes. EFE/Archivotelecinco.es
La Comisión Europea (CE) ha concedido hoy a España 2,7 millones procedentes del Fondo europeo de ajuste a la globalización, para ayudar a unos 600 trabajadores del sector del automóvil cuyo despido es "consecuencia directa" de la deslocalización de la producción a países terceros.
También del aumento de las importaciones de vehículos y sus componentes en la Unión Europea (UE), así como de la reducción del peso de la Unión en el mercado de la producción automovilística, explicó la CE en un comunicado.
El comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla, afirmó en la nota que, en el contexto de la actual crisis económica mundial, "mostrar solidaridad debe constituir una parte fuerte de nuestra respuesta", y confió en que esta aportación ayude a los trabajadores del sector a volver lo antes posible al mercado laboral.
La Comisión recuerda que, en diciembre de 2008, España solicitó una contribución del Fondo de ajuste a la globalización para asistir a los empleados que perdieron su trabajo en doce compañías de la industria del automóvil (seis de Castilla y León y seis de Aragón).
Esos despidos se debieron a grandes cambios estructurales en el modelo de comercio mundial -en particular por un incremento de las importaciones de coches y sus piezas en la UE-, la reducción de la cuota de la UE en la producción mundial de automóviles y la deslocalización de la producción a terceros países, como Marruecos, Turquía o Taiwán, indicó la CE.
Además, señaló que el pasado febrero las autoridades españolas revisaron su solicitud y decidieron aumentar en dos millones de euros el coste inicial de las medidas de ayuda, a fin de asistir a otros 220 trabajadores despedidos.
El Ejecutivo comunitario aprobó esa revisión en marzo.
De los 1.082 empleados que perdieron su trabajo, el Fondo tiene previsto ayudar a 588 que tienen mayores dificultades para reintegrarse en el mercado laboral, señaló la CE.
En especial, a aquellos que trabajaban en la multinacional Lear y en Nachi industrial, ambas situadas en Castilla y León, así como en Delphi Packard España, Automotive Connections and Equipments y Auxiliar de Componentes Eléctricos, localizadas en Aragón.
La Comisión calcula en unos 5,4 millones de euros el coste total de las medidas de asistencia para que los trabajadores regresen al mercado laboral lo antes posible, de los que el Fondo cubrirá 2,7 millones.
Esas medidas de ayuda incluirán recomendaciones, preparación para la inserción profesional, formaciones generales y específicas, y apoyo para una búsqueda activa de empleo con vistas a una rápida vuelta al mundo laboral.