Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CIG desconfía del convenio de Damm para Pescanova por no aclarar un plan de viabilidad ni garantizar el empleo

Duda de que la propuesta logre el 51% de adhesiones y critica el "pasotismo" de la Xunta
El sindicato CIG ha manifestado este viernes sus "dudas" acerca de la propuesta de convenio formulada por Damm y Luxempart para Pescanova, al considerar que "no ofrece garantías sólidas para el mantenimiento del empleo", y ha criticado que el documento "no hace referencia a un proyecto industrial" ni concreta un plan de viabilidad.
En una rueda de prensa, el responsable de la FGAMT, Xosé Fernández Piñeiro, ha denunciado que la propuesta se centra únicamente "en un debate economicista entre Damm y la banca", y ha advertido de que si las entidades se oponen a la propuesta el grupo Pescanova tendrá dificultades de financiación en el futuro.
Piñeiro ha recordado que la pesquera tiene más de mil trabajadores en Galicia y que es una firma "estratégica" en la economía gallega, por lo que ha criticado que la Xunta se mantenga "ajena" a su problema. "La Xunta mantiene la táctica del silencio y de esperar acontecimientos", ha subrayado.
En esa línea, la secretaria nacional de la Federación, Loli Martínez, ha calificado de "absolutamente reprobable" la posición de "pasotismo" del gobierno de Feijóo, y ha insistido en que "más de mil empleo penden de un hilo cada vez más delgado".
FRACASO DE GESTIÓN
Martínez ha incidido en que la situación económica de Pescanova es resultado de "un problema de gestión y de irregularidades manifiestas" por parte de los anteriores directivos de la compañía, y no por un fracaso del proyecto industrial de las filiales.
A ese respecto, ha pedido que "no se descuide", sino que "se priorice" ese proyecto industrial para salvaguardar la plantilla. "Nos preocupa que haya una futura reestructuración del personal, por fusiones o reabsorciones de fábricas", ha afirmado, y ha hecho un "llamamiento a la responsabilidad" de las partes implicadas en el futuro de Pescanova.
Con respecto a las adhesiones al convenio de acreedores, los responsables de la CIG han manifestado sus dudas de que esa propuesta consiga el apoyo del 51% de la deuda, al tiempo que ha advertido de que, en caso de liquidación, no es previsible que se mantenga la unidad del negocio, sino que la administración concursal "venderá fraccionado" el grupo.
Finalmente, con respecto a la propuesta de inversión de Damm (150 millones), han señalado que es "insuficiente" y "no permite garantizar la actividad industrial en el futuro". Asimismo, han subrayado la necesidad de mantener Pescachile, no solo por sus dotaciones de acuicultura, sino por el valor estratégico de la flota.