Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC acusa al Gobierno de obstaculizar su labor y pide agilidad a los tribunales

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha acusado al Gobierno de no haber apoyado a la institución durante sus tres años de vida a la hora de retener el talento, al tiempo que le ha ido despojando de competencias, lo que "obstaculiza" su labor. Además, ha echado en falta mayor agilidad en los tribunales a la hora de imponer sanciones.
Durante la jornada de clausura de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de la Prensa de Información Económica (APIE), ha indicado que "aunque el modelo de la CMNC está asentado", el Gobierno no ha jugado a su favor. "Espero y deseo que esto cambie en el próximo futuro", ha añadido.
Concretamente, ha indicado que la CNMC cuenta con una plantilla de 500 personas, de las que 300 son empleados laborales y 200 funcionarios. En esta situación, se producen vacantes que requieren captación y retención de talento, pero ante las que Marín Quemada se ha visto "atado de pies y manos", pese a contar siempre con el visto bueno al presupuesto anual, que asciende a 58 millones al año.
"El Gobierno no ha sido receptivo a esa realidad. Solo tenemos gente pensando y haciendo su trabajo, y si en eso tenemos obstáculos, estamos obstaculizando a la institución", ha añadido. En la misma línea, el presidente de la CNMC ha dicho que "es inimaginable" que se le hayan retirado competencias a la institución, en dirección contraria a lo que se está haciendo en muchos países europeos.
"Lo que quiero es que los gobiernos nos dejen trabajar, éste y el que venga, como lo hacen otras agencias de referencia en Europa. Que no nos retiren responsabilidades, que esto se acabe y que la CNMC sea una agencia parecida a la francesa, a la alemana", ha apostillado.
LENTITUD EN LOS TRIBUNALES.
Preguntado por si la CNMC está molesta con la actuación de los tribunales, como paso siguiente a su labor de control, Marín Quemada ha admitido que habría que "introducir velocidad a la Justicia", dado que la práctica totalidad de las sanciones que se imponen a las grandes empresas se acaban recurriendo. "Me gustaría que no se dilataran tanto los procedimientos", ha añadido, para apostillar que, sin embargo, no es cierto que la mayoría de estas sanciones acaben siendo desestimadas.
Desde una óptica más personal, Marín Quemada ha señalado que la tarea de dirigir la CNMC "no es fácil, pero por eso es absolutamente apasionante". "Hay personas fantásticas en la CNMC que tienen ilusión y lo van a sacar adelante porque la sociedad española lo demanda y lo merece", ha sentenciado.