Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC recurre el decreto catalán sobre rehabilitación de edificios

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite un recurso interpuesto por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra el decreto de la Generalitat sobre rehabilitación de edificios que limita los profesionales que pueden realizar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), ha informado este viernes la autoridad de la competencia.
El decreto catalán 67/2015 para el fomento del deber de conservación, mantenimiento y rehabilitación de los edificios de viviendas señala que, para acreditar el estado del edificio, es preciso un informe firmado por un "técnico competente", y reserva esta actividad a los arquitectos y arquitectos técnicos.
La CNMC considera que esta restricción está "limitando la entrada y la competencia y reduciendo el bienestar", y argumenta que carece de justificación en los principios de regulación económica eficiente, por lo que defiende que la normativa debería permitir que muchos otros profesionales capacitados para realizar la ITE pudiesen entrar y competir en la prestación de estos servicios.
El organismo ha explicado que, previamente a la interposición del recurso --presentado el 26 de octubre--, requirió a la Generalitat para que modificase el decreto en el sentido expuesto, "sin que ésta haya respondido".
LEY DE UNIDAD DE MERCADO
El recurso se ha presentado de conformidad con el artículo 27 de la Ley 20/2013, de Garantía de la Unidad de Mercado, al entender que la reserva de actividad que contiene en su artículo 7.4 a favor de los arquitectos y arquitectos técnicos podría vulnerar la ley.
La CNMC hace referencia a los principios de garantía de la libertad de establecimiento y la libertad de circulación a los que se refiere la Ley, y lo razona con que la reserva de actividad "no se justifica en la salvaguarda de alguna razón imperiosa de interés general".