Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC amplía la incoación del expediente sancionador que abrió a Repsol, Cepsa y BP

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha ampliado la incoación del expediente sancionador que abrió el 29 de julio de 2013 contra varios operadores de productos petrolíferos (Repsol, Cepsa y BP) por posibles prácticas restrictivas a la competencia.
En concreto, el organismo que preside José María Marín Quemada ha incluido en dicho expediente sancionador a: Lence Torres, Complejo San Cristóbal, Cerro de la Cabaña, Estación de Servicio Macar y Estación de Servicio Lorqui.
Según la CNMC, las conductas analizadas tienen origen en una serie de actuaciones iniciadas de oficio por la Dirección de Investigación de la extinta Comisión Nacional de la Competencia (CNC), en el marco de las cuales se realizaron inspecciones domiciliarias en las sedes de cinco operadoras, así como en la asociación principal del sector en las fechas 27 y 28 de mayo y 22, 23 y 24 de julio de 2013.
Entonces, la CNC observó indicios racionales de la existencia de conductas prohibidas por la Ley de Defensa de la Competencia, por lo que acordó con fecha 29 de julio de 2013, la incoación de dos expedientes sancionadores por prácticas restrictivas de la competencia.
En concreto, uno de esos expedientes se abrió contra Repsol, Cepsa y BP por posibles conductas anticompetitivas, que consistirían en la coordinación en materia de precios entre cada uno de los citados operadores de productos petrolíferos y empresarios independientes que operan en sus respectivas redes de distribución de combustible de automoción.
Una vez vista la documentación obrante en dicho expediente y obtenida durante la instrucción del mismo, la CNMC ha ampliado la incoación del expediente al concluir que puede deducirse que existen indicios racionales de que la conducta se habría extendido también a los empresarios independientes que operaron con anterioridad en las redes de distribución de los operadores, así como de la participación en dichas supuestas prácticas prohibidas.
Asimismo, la semana pasada, la CNMC amplió la incoación contra BP España del expediente sancionador abierto contra Repsol, Cepsa, Disa, Meroil y Galp por una posible conducta anticompetitiva.
Ésta consistiría, según la CNMC, en la coordinación entre operadores de productos petrolíferos en materia de precios, clientes y condiciones comerciales y en el intercambio de información comercial sensible, en los mercados de distribución de combustible de automoción.
La ampliación de la incoación no prejuzga el resultado final de la investigación, manteniéndose el período máximo de 18 meses desde la fecha de la incoación inicial para la instrucción y resolución de este expediente por la CNMC, sin perjuicio de las suspensiones de plazo que se puedan producir durante la tramitación del expediente.