Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

COAG califica el acuerdo lácteo como una "burda operación de marketing"

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera que el acuerdo lácteo escenificado este jueves por el Ministerio de Agricultura, industrias y cadenas de distribución es una "burda operación de marketing" que intenta "enmascarar" la falta de soluciones del Gobierno para atajar la crisis de rentabilidad de las explotaciones lácteas y maquillar la "escasa" voluntad de los "grandes de la distribución" para erradicar prácticas comerciales abusivas, según ha informado en nota de prensa.
Desde COAG resaltan que, desde la firma del convenio del programa Productos Lácteos Sostenibles (PLS), las empresas firmantes han seguido utilizando la leche como producto de reclamo en sus líneas vendiendo a pérdidas, hasta el punto de que a día de hoy se sigue ofertando leche por debajo de los 0,55 euros el litro, y que en ningún caso "garantiza una cadena de valor sostenible para los ganaderos".
Por otra parte, los compromisos adquiridos por la industria constituyen únicamente acuerdos voluntarios que no sólo son posibles de llevar a cabo desde hace años, sino que, en la mayoría de los casos, son obligatorios por normativa comunitaria, añade COAG.
"Es un copia y pega, puesto en bonito, que deja una vez más en manos de la buena voluntad de la industria y la distribución el futuro de las explotaciones lácteas de nuestro país. Mientras tanto, la sangría de ganaderos no para. Hoy sobreviven 22.000, cuando hace apenas una década existían más de 100.000", ha lamentado el secretario general de COAG, Miguel Blanco.
LA GRAN OPORTUNIDAD PERDIDA
El sidicato afirma que el Ministerio de Agricultura ha tenido la oportunidad de prohibir a través de su Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria, las prácticas perjudiciales para el sector lácteo de las cadenas de distribución, como la utilización de la leche como producto de reclamo o la venta a pérdidas, y no lo ha hecho.
Asimismo, ha resaltado que en dicha Ley también pudo incluirse, y tampoco se hizo, la creación en España de la figura de un mediador que pudiera supervisar las negociaciones de precios entre ganaderos e industria. Esta figura ya ha sido creada por el Ministro de Agricultura de Francia, Stephane Le Foll, y apoyada públicamente por el Primer Ministro francés, Jean-Marc Ayrault.