Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

COMFIA-CCOO exige la dimisión del presidente de Tragsa

La Sección Sindical Estatal de COMFIA-CCOO Tragsatec ha exigido este miércoles la dimisión "inmediata" del presidente del Grupo Tragsa, Miguel Giménez de Córdoba, el secretario general, Julio José Díez, y de toda la dirección de Recursos Humanos por su "nefasta gestión", tras la sentencia de la Audiencia Nacional que declara nulo el procedimiento de despido colectivo presentado por la empresa pública y ordena la "inmediata readmisión" de los trabajadores despedidos.
Igualmente, CCOO reclama la dimisión del personal responsable en cada Unidad Territorial (UT) por sus "injustas valoraciones", según ha señalado la sección sindical en un comunicado.
En su nota, COMFIA-CCOO Tragsatec ha recordado que, desde el principio, se ha posicionado en contra de un procedimiento que considera "salvaje e innecesario", porque, en su opinión, "había otras soluciones" que no pasan por la destrucción de empleo.
Pero la Dirección ha hecho "oídos sordos" y ha adoptado una posición "intransigente", que llevó, el 22 de noviembre de 2013, a la firma del acta de no acuerdo de este procedimiento.
"Hemos estado seguros desde el primer momento de que hacíamos lo correcto y hoy lo ha corroborado esta sentencia. Hoy es el día en que debemos pedir responsabilidades: responsabilidad por daños morales, responsabilidad por falta de rigor, responsabilidad por utilizar el dinero generado entre todos y todas en consultoras que no conocen esta empresa".
La representación jurídica de la sección sindical acudirá ahora a la Audiencia Nacional para ver cómo actúa con la demanda. "El tema está claro", ha asegurado.
El expediente de regulación de empleo de Tragsa contemplaba un ajuste de 726 trabajadores (13 de ellos en Cantabria) lo que suponía el 12,5% de la plantilla, de los cuales 150 ya han sido despedidos, mientras que el juicio sobre Tragsatec, filial que también presentó otro ERE, se ha retrasado al 27 de mayo.
La sentencia, además de ordenar la readmisión de forma "inmediata" de los despedidos a sus puestos de trabajo, también obliga a la empresa al abono de los salarios dejados de percibir.
La Sala de lo Social ha apreciado causa de nulidad por la forma en que se seleccionó a los trabajadores que iban a ser despedidos, sin respetar los criterios de mérito y la capacidad de los empleados.
Para COMFIA-CCOO Tragsatec, este fallo confirma sus denuncias de que en la selección de los afectados por este despido ha predominado "el dedazo de toda la vida, con el agravante de que a cualquier trabajador le puede afectar este procedimiento sin tener constancia de ello y prolongándose en el tiempo".