Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CONCOVI avisa de las falsas cooperativas de vivienda surgidas con la crisis

El presidente de la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España (CONCOVI), Alfonso Vázquez Fraile, reclamó una inspección de trabajo especializada en temas de vivienda para luchar contra el "cooperativismo ficticio" que está proliferando como consecuencia de la crisis del sector inmobiliario.
En una entrevista con EFE, Vázquez explicó que en un entorno económico difícil muchas promotoras y constructoras han optado por crear cooperativas para sacar adelante proyectos de obras que están paralizados por falta de financiación, buscando socios a través de la publicidad en medios de comunicación.
No obstante, afirmó que algunas de ellas no respetan los principios cooperativos, ya que ni informan a los socios ni les reúnen en asamblea general, que es el órgano en el que se toman las decisiones dentro de una cooperativa, cuyos miembros son promotores y usuarios de la vivienda al mismo tiempo.
Ante el descubrimiento de falsas cooperativas, CONCOVI trata primero de ponerse en contacto con ellas para que rectifiquen y, en caso contrario, recurren a la vía judicial, porque la administrativa (inspección de trabajo) no suele dar resultado, según Vázquez.
Este fenómeno es una de las consecuencias de la crisis económica para las cooperativas, que, sin embargo, están teniendo menos problemas que el resto del sector promotor e inmobiliario, dado que no dependen tanto del crédito de las entidades financieras como de las aportaciones que van haciendo los socios cooperativistas.
En época de crisis, las cooperativas tienen además mayores posibilidades de comprar suelo para promover sus viviendas, porque las dificultades financieras obligan a los propietarios de terrenos a sacarlos al mercado a precios más competitivos, mientras que en los años del "boom" inmobiliario estaban tan caros que resultaba imposible adquirirlos.
A juicio de Vázquez, este es un buen momento para el desarrollo de viviendas cooperativas, ya que el 60 por ciento de los potenciales compradores son demanda insatisfecha que sólo puede optar por una vivienda social.
Las cooperativas hacen aproximadamente el 30 por ciento de la vivienda protegida en el territorio nacional y han construido cerca del 6 por ciento del actual parque de vivienda (1.415.316 inmuebles).
Sin embargo, el presidente de CONCOVI señaló que el principal inconveniente del modelo cooperativista es que desde que se compra el suelo hasta que se entrega la vivienda puede pasar hasta una década, lo que achacó a la demora que sufren los desarrollos urbanísticos como consecuencia de la descoordinación entre la administración estatal, autonómica y municipal.
Por esta razón, CONCOVI reclama una participación más activa en el desarrollo de suelo público y privado para poder realizar viviendas de calidad a precio de coste, tanto protegidas como libres.
Asimismo, las cooperativas vienen demandando desde hace tiempo las modificaciones legislativas necesarias que les permitan "de forma clara y contundente" promover viviendas en régimen de alquiler, una modalidad que está siendo fomentada por el Gobierno para reequilibrar un mercado que históricamente se ha decantado por la compraventa.