Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caja Rural de Asturias gana 11,88 millones hasta junio, un 32,24% más

Caja Rural de Asturias obtuvo un beneficio neto de 11,88 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que supone un incremento del 32,24% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, que cerró con unas ganancias de 8,99 millones de euros.
La entidad contabilizó una dotación para su cartera de préstamos por importe de 11,7 millones de euros, que dejan plenamente cubiertas las asignaciones para insolvencias exigidas por las renovaciones y refinanciaciones, según ha informado Caja Rural este lunes a través de una nota de prensa.
La entidad concluyó el primer semestre con aumentos en los principales márgenes de la cuenta de resultados. El margen de intereses se vio incrementado en 5 millones de euros, un 15,60% más y su importe permite afrontar dotaciones por 12,1 millones y ofrecer un resultado antes de impuestos de 14,61 millones de euros.
En cuanto al margen bruto, se incrementó en este periodo del año un 6,83% debido básicamente al aumento de los volúmenes de negocio ordinario. Con estos datos a cierre del segundo trimestre, las expectativas auguran el cumplimiento del presupuesto establecido por el Consejo Rector de la entidad que permitirá ofrecer previsiblemente al término del ejercicio un resultado en torno a los 20 millones de euros.
En cuanto al volumen de negocio, fue de 4.680 millones de euros. La entidad incorporó en este periodo 9.385 nuevos clientes. Los recursos aumentaron un 7,63% y los créditos a clientes disminuyeron un 2,33%. Caja Rural de Asturias concedió en este periodo un total de 4.268 operaciones de crédito por un importe de más de 112 millones de euros. De ellos, 57 millones de euros correspondieron a inversión en el sector productivo asturiano.
La entidad financiera continúa reduciendo la apelación a la línea de liquidez extraordinaria que para paliar la crisis había establecido el Banco Central Europeo, lo que disminuye el volumen del balance en un 3,52 %.
La fortaleza económica de Caja Rural de Asturias se incrementa con una cifra de recursos propios superior a los 322 millones de euros. En cuanto a la solvencia, Caja Rural de Asturias fija su ratio de capital principal en 16,67%. Su elevada posición de liquidez le permite acometer operaciones de inversión por más de 400 millones de euros, según ha informado la entidad.
En este periodo, la Caja cerró con una tasa de morosidad del 9,30% que deja totalmente reclasificadas las operaciones de refinanciación y renovación con una ratio de cobertura del 54,57%. La ratio de eficiencia mantiene la tendencia favorable del primer trimestre y se situó en el 42,41%.