Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caja Rural de Soria gana 6,1 millones de euros en 2013 y consolida su ratio de solvencia en el 13,38%

Prevé que 2014 sea un ejercicio de transición y el final de la "profunda crisis"
Caja Rural de Soria ganó 6,1 millones de euros antes de impuestos en el ejercicio de 2013 y terminó el año con un ratio de solvencia en el 13,38 por ciento, según los datos aportados este viernes por el presidente de la entidad, Carlos Martínez Izquierdo, quien ha reconocido que 2013 ha sido un "año difícil" pero "con resultados satisfactorios y con una buena gestión social".
De este modo, Martínez Izquierdo se ha referido a las "fuertes exigencias de provisiones del Gobierno" en 2012 y también a los "resultados positivos" de la entidad que preside procedentes de su actividad ordinaria durante 2013.
Según sus palabras, un factor representativo de los resultados han sido las plusvalías generadas en la cartera de valores y que la entidad ha mantenido el margen de intereses en los niveles suficientes para afrontar los costes de estructura y morosidad para alcanzar esos 6,1 millones de euros de beneficio antes de impuestos.
Además, el presidente de Caja Rural de Soria ha explicado que el escenario "adverso" de tipos de interés y la situación económica de la provincia de Soria ha suscitado que la administración de activos y la gestión de los riesgos de 2013 se canalizara hacia inversiones en activos más rentables.
A pesar de que el margen de intereses se ha visto reducido en un 1,06 por ciento, la entidad ha realizado plusvalías hasta poder mejorar en un 14,7 por ciento el margen bruto, y ha superado los 30 millones de euros. En gestión y control de los costes de estructura se ha materializado en una mejora del ratio de eficiencia del 14 por ciento.
Por otro lado, Carlos Martínez Izquierdo se ha mostrado convencido de que el ratio de morosidad del 6,4 por ciento al cierre de 2013 "es un dato bueno" ya que está "muy por debajo" del conjunto del sistema financiero español, que se sitúa en el 13,70 por ciento.
A diferencia del año 2012 en el que fueron exigidas las provisiones por "los decretos de Guindos" por importe de 15,3 millones de euros, las exigencias de fondos para operaciones crediticias han supuesto "tan sólo 2,6 millones de euros".
No obstante, Caja Rural de Soria ha procedido a dotar 3,1 millones de euros para ajustar al mercado el valor de sus activos adjudicados en pago de deudas, de modo que las reasignaciones de provisiones, que ya cuentan con el visto bueno del regulador, aseguran que la entidad "afronte con garantías" el ejercicio 2014.
Además, la aplicación de los estándares de valoración y la evolución de las magnitudes de gestión del riesgo de crédito durante los años de la crisis reflejan "la capacidad de adaptación, los recursos y la adecuada gestión" con que la entidad se ha acoplado a las nuevas exigencias de los reguladores y del mercado.
En este sentido, el director general de Caja Rural de Soria, Domingo Barca, ha explicado que, según los datos de los últimos tres ejercicios, un total de 61 millones de euros han sido exigidos como provisiones a la entidad, de modo que 32,5 millones, un 35 por ciento, se han consumido en recursos propios de la entidad vía cuenta de resultados, lo que demuestra la "holgura" con que la entidad ha superado los tiempos de crisis.
Barca también ha aludido al ratio de solvencia que se sitúa en el 13,38 por ciento, frente al 12,82 por ciento de 2012, lo que demuestra, a su juicio, que Caja Rural de Soria cuenta con una mayor capacidad de hacer frente a eventuales situaciones de estrés y cuenta con un superávit de recursos propios de más de 43 millones de euros.
Domingo Barca ha estimado por todo ello que los resultados de Caja Rural de Soria son "francamente buenos, el mejor de las cajas en Castilla y León".
De cara a 2014, se prevé que sea "un ejercicio de transición y el final de la profunda crisis", ha matizado el director general de Caja Rural, quien ha añadido que el comportamiento del primer trimestre de este año indica "garantía de solvencia".
Los datos de negocio y la cuota de mercado, que se mantienen por encima del 36 y del 26 por ciento en inversión y depósitos respectivamente, son muestra de la "confianza" de socios y clientes en Caja Rural de Soria, así como del liderazgo de la entidad en la provincia.
Precisamente, uno de los datos que también ha aportado Domingo Barca es el incremento de socios hasta los 25.882 (un 2,7 por ciento más) y de clientes hasta los 60.042 (un 4,3 por ciento más) en el año 2013, si bien estos crecimientos no los ha vinculado a clientes del Banco CEISS ya que "la mayoría eran compartidos con Caja Rural y, aunque alguno ha podido pasar y ha ayudado a que el dato se consolidara, en líneas generales son compartidos".