Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cámara votará finalmente mañana el plan de estímulo consensuado

La Cámara de Representantes de EE.UU. votará finalmente mañana el plan de estímulo económico consensuado, según decidió hoy la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, pese a que algunos legisladores habían apuntado que iba a ser hoy.
Entre quienes dijeron que se iba a votar hoy se encontraba el presidente del Comité de Educación y Trabajo de la Cámara, George Miller, quien indicó en una audiencia sobre Colombia que la votación tendría lugar a lo largo de la tarde.
Hasta el momento, el Senado no ha decidido cuándo tendrá lugar su propia votación.
Una vez se apruebe en las dos cámaras, la medida se presentará al presidente de EE.UU., Barack Obama, para que la promulgue, algo que el mandatario ha indicado que quiere hacer antes del lunes.
La votación en la Cámara se producirá después de que se logró un acuerdo el miércoles para consensuar las diferentes versiones, la del Senado y la de la Cámara, del plan de estímulo económico, que en su redacción definitiva está dotado con 789.000 millones de dólares.
Los demócratas tienen una mayoría de 255 de los 435 escaños en la Cámara, por lo que se da por segura la aprobación de la medida allí.
En el Senado, la decisión cuenta con menor margen. El martes, los senadores habían aprobado la versión inicial del plan por 61 votos, tan sólo uno más de los necesarios.
La oposición republicana critica duramente el plan, al considerar que dedica muy poco a recortes de impuestos -275.000 millones de dólares- y mucho dinero a proyectos de inversión que, según este partido, sólo servirán para despilfarrar el dinero y no crearán puestos de trabajo suficientes para estimular la economía.
Obama considera el plan imprescindible para sacar al país de su crisis económica y asegura que permitirá crear o evitar la pérdida de entre tres y cuatro millones de puestos de trabajo.
El presidente estadounidense, que desde su llegada a la Casa Blanca el 20 de enero desarrolla una intensa campaña en favor de la medida, tiene previsto desplazarse hoy a Peoria, en Illinois, para promover el plan entre los votantes.