Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Blanca reconoce que el debate ha afectado a la rebaja de la deuda

En una comparecencia ante los medios, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, abogó por incrementar los esfuerzos a la hora de aclarar "la voluntad, la capacidad y los compromisos" para "trabajar a la hora de combatir los desafíos fiscales y económicos más importantes".
En el primer comunicado de la Casa Blanca tras darse a conocer la degradación del "rating", Carney insistió en que lo importante ahora "es que los líderes electos se unan para fortalecer la economía y el equilibrio fiscal".
 
Dardo electoral
Sin embargo, con la vista puesta en los comicios presidenciales del próximo año, los republicanos utilizan la rebaja como dardo electoral y apuntan al actual inquilino de la Casa Blanca como responsable de la situación.
"Supone un terremoto. Es un golpe para la economía estadounidense, para nuestra posición en el mundo y el presidente debe rendir cuentas por no haber proporcionado un liderazgo", dice Rick Santorum, que aspira a convertirse en rival de Barack Obama en las elecciones de 2012.
Standard & Poor´s considera que los acuerdos alcanzados entre republicanos y demócratas no son suficientes para estabilizar la dinámica de la deuda.
Para los analistas, la caída no es irreparable. Marilyn Cohen asegura que "la AA+ no es el fin del mundo. ¿Es un borrón? Por supuesto, es un borrón enorme. Pero otros países han sobrevivido a una rebaja y han mejorado después".
Pese a la mala noticia, la agencia quita la perspectiva negativa en la deuda a corto plazo. Ahora solo queda esperar a la apertura de Wall Street el lunes para ver la temida respuesta de los mercados.