Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de entidades sancionadas en Cuba por no reducir el consumo de energía

Los medios de comunicación cubanos, todos oficiales, detallan que solo en la provincia oriental de Holguín se cortó el suministro eléctrico a 112 centros de trabajo del Instituto de Recursos Hidráulicos, EFE/Archivotelecinco.es
Cientos de entidades y empresas estatales cubanas fueron sancionadas el lunes, al entrar en vigor un drástico plan del Gobierno para ahorrar energía, en un intento de paliar los efectos de la crisis financiera mundial, que agravó los problemas crónicos de la economía de la isla.
Los medios de comunicación cubanos, todos oficiales, detallan hoy que solo en la provincia oriental de Holguín se cortó el suministro eléctrico a 112 centros de trabajo del Instituto de Recursos Hidráulicos, la empresa comercializadora Cimex y otras dependencias del único Estado comunista de América.
Los cortes de energía se adoptaron por excesos en el consumo o por no tener aún esas empresas y dependencias gubernamentales su plan de ahorro de combustibles.
Según fuentes oficiales, Holguín consumió en mayo un 18% más de lo previsto, mientras que en la también oriental Camaguey el gasto se excedió en un 5%, y se cortó también allí la luz a decenas de entidades y centros de trabajo.
Autoridades y medios informativos han advertido en las últimas semanas a los responsables de empresas e instituciones que recibirán severas sanciones si no cumplen los planes de ahorro.
El Gobierno que preside desde hace 16 meses el general Raúl Castro anunció "medidas excepcionales" para reducir el consumo de combustibles y señaló que recurrirá a los apagones de no lograr ese objetivo.
El plan de ahorro, para el que no se ha fijado un límite de tiempo, paraliza desde las seis de la tarde las entidades que no presten servicio público, limita el uso de aires acondicionados a cinco horas diarias y ordena apagar las cámaras de refrigeración dos horas cada 24.
También se redujeron los servicios de transporte, con disminución de horarios, rutas y frecuencias, mientras que en el sector comercial es evidente el desabastecimiento creciente.
Cuba recibe de Venezuela cerca de 100.000 barriles de crudo cada día, en condiciones preferentes.
Según fuentes gubernamentales, Cuba no tiene suficientes recursos para adquirir más combustibles y, además, ha visto caer este año tanto el turismo como los envíos de remesas de dinero, dos de las principales fuentes de divisas del país.
La televisión estatal calculó recientemente que Cuba dejará de recibir este año unos mil millones de dólares por esos conceptos y la merma del precio internacional del níquel, que representa más de la mitad de las exportaciones de la isla.
El ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, declaró que la crítica situación económica y la falta de liquidez de Cuba solo se podrán amortiguar "con la eficiencia y el ahorro".
El sector estatal, agregó, deberá reducir su gasto energético en un 12 por ciento respecto a los primeros meses del año, porque el exceso sobre lo planeado ya ha costado unos 90 millones de dólares.
Advirtió, además, que el 6 por ciento de crecimiento que se planteó Cuba para 2009 "no se va a lograr", y que ahora solo espera "2,4 o 2,5 por ciento".
La ya precaria economía cubana empeoró en el último año con tres huracanes que causaron pérdidas por 10.000 millones de dólares, además del aumento de los precios de las importaciones y la caída de las exportaciones, el turismo y las remesas.
En los primeros meses de 2009 las importaciones cuadruplicaron a las exportaciones, según fuentes oficiales.
Cuba importa más del ochenta por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes.