Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cilleros no se considera el candidato de la dirección y busca adaptar UGT "a la realidad del siglo XXI"

El candidato a la Secretaría General de UGT, Miguel Ángel Cilleros, ha asegurado este miércoles que no se siente el candidato de la dirección, y ha abogado por adaptar la organización "a la realidad del siglo XXI".
"Me han colgado esa etiqueta, pero yo no me considero candidato de la dirección. Ni mucho menos. La dirección no ha manifestado sus preferencias, pero si eso es lo único que tienen que achacar en mi contra, estaría encantado", ha manifestado Cilleros en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.
El candidato a sustituir a Cándido Méndez ha explicado que su proyecto es "el de una serie de personas, hombres y mujeres de la organización que han entendido que yo podía ser esa persona que genera el consenso para desarrollar un nuevo proyecto dentro de la organización, con una renovación interna importante, que se visualice ante la sociedad".
En este sentido, ha considerado que hay que adaptar el sindicato "a la realidad del siglo XXI", si bien ha considerado que aunque la UGT es "antigua", al contar con 128 años de historia, no hay que renunciar a los valores que tiene como organización.
LEGISLATURA DE "NECIOS".
Según Cilleros, esa adaptación es necesaria porque "la sociedad ha evolucionado, el modelo laboral también y cada vez hay un empleo mucho más individualizado".
"Hemos tenido una legislatura, que yo llamaría legislatura de los necios, en la que se han empeñado en aplicar medidas que son erróneas y lo han demostrado con un mercado laboral absolutamente precarizado", por lo que "tenemos que adaptarnos a la realidad, no la realidad a nosotros", ha recalcado.
Preguntado por su postura sobre la posibilidad de que los afiliados eligiesen al nuevo secretario general de UGT, Cilleros ha asegurado que no renuncia a poder modificar los estatutos de la organización, aunque ha recordado que la actualidad ya hay mecanismos "absolutamente democráticos y participativos".
En esta línea, ha opinado que "no podemos estar exigiendo responsabilidades y que luego dudemos de la capacidad que tienen de gestionarlas. Hay que debatir si en el futuro conviene cambiar de método de elección, pero la participación es amplia y extensa".
MODELO DE "BOLSILLO DE CRISTAL".
Respecto a sus propuestas para contar con una mayor implantación en las empresas, ha abogado por implantar un nuevo modelo de transparencia "de bolsillo de cristal", que se transmitirá a través de un código ético.
Por otra parte, como confederación, ha subrayado, la UGT asume plenamente la Constitución en su programa fundamental, de forma que "todo el debate tiene que estar configurado dentro de la Constitución. Lo que esté al margen de ello no lo compartiré".