Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Círculo Polar Ártico oculta riqueza de petróleo y gas natural

La plataforma del Círculo Polar Ártico podría ocultar yacimientos de gas natural y petróleo mayores de lo que se había calculado hasta ahora, señalaron científicos estadounidenses en un informe publicado hoy en la revista Science.
Según los investigadores del Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS), la región probablemente contiene un 30 por ciento del gas natural no descubierto en el mundo.
Asimismo, la zona albergaría un 13 por ciento de todo el petróleo del planeta aún no descubierto, agregan.
El USGS había calculado hasta ahora que en el Ártico podría haber unos 90.000 millones de barriles de petróleo, pero el nuevo estudio, basado en los análisis de las rocas sedimentarias, revela que esas existencias podrían ser de entre 40.000 y 160.000 millones de barriles, según los científicos.
Las reservas, tanto de petróleo como de gas, estarían a menos de 500 metros del agua y la zona constituye una de las pocas que quedan en el mundo todavía accesibles a la exploración.
Sin embargo, los científicos advirtieron de que en términos generales la cantidad es relativamente pequeña comparada con las reservas comprobadas de los principales países exportadores.
"Esto no significa que se va a producir algún cambio global en el equilibrio mundial del petróleo", indicó Donald Gautier, geólogo de USGS, que realizó los estudios con la colaboración de un equipo internacional de científicos.
Por otra parte, indicó que el descubrimiento podría ser especialmente importante para las naciones que limitan con el Círculo Polar Ártico: Canadá, Dinamarca (a través de Groenlandia), Noruega, Rusia y Estados Unidos.
La exploración en las aguas del Ártico está en sus primeras etapas y empresas como ExxonMobil y otras compañías petroleras ya han comenzado a trabajar en algunas regiones como el mar de Barents, el delta del Mackenzie y la cuenca de Sverdrup, así como frente a las costas de Alaska.
"Tiene sentido diversificar las fuentes de petróleo y gas debido a que Estados Unidos es uno de los grandes consumidores", señaló Alan Jeffers, un portavoz de ExxonMobil, a la cadena de televisión CNN.
Pese a que Estados Unidos es uno de los grandes productores de hidrocarburos en el mundo, el país debe importar más del 60 por ciento de los combustibles que necesita para alimentar su gigantesco aparato industrial y automotor.
"Creemos que esa energía se necesita para atender las necesidades del país y ayudaría a mejorar la seguridad energética y los suministros", agregó.