Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colonial aprueba en junta un 'contra split' de diez acciones por una

Abre su capital a dos nuevos accionistas y vuelve a repartir dividendo diez años después
Colonial ha aprobado en su junta general de accionistas realizar un 'contra split' de las acciones que integran su capital social, a razón de diez acciones por una.
De esta forma, la firma canjeará diez títulos de los actualmente en circulación, de 0,25 euros de valor nominal cada uno, por una nueva acción de 2,5 euros.
El objetivo de la operación es "mejorar el reconocimiento de la acción" y aumentar el número de potenciales accionistas, ya que muchos inversores institucionales no invierten en empresas con el valor de la acción por debajo de un euro, según indicó consejero delegado de la compañía patrimonialista, Pere Viñolas.
El primer ejecutivo de la firma respondió de esta forma a la pregunta de un pequeño accionista, que indicó que, en su opinión, el 'contra split' hace perder valor a los accionistas actuales. Además, indicó que los inversores estables de la firma ya sufrieron un 'contra split' de 100 acciones por una en el proceso de reestructuración de Colonial en 2011, que fue acompañado de una reducción de capital.
El presidente de la compañía, Juan José Brugera, ha indicado que esta vez no hay cambios en el capital vinculados al 'contra split', sino una agrupación que responde a un criterio "técnico" que creen que tendrá un efecto beneficioso en la compañía a medio y largo plazo.
Además, ha destacado que los accionistas volverán a recibir dividendos, diez años después, con el reparto de 47,8 millones de euros a razón de 0,015 euros por acción con cargo a los resultados del ejercicio 2015, según el orden del día de la junta aprobado.
NUEVOS ACCIONISTAS.
La junta de accionistas también ha aprobado dos operaciones de ampliación de capital no dineraria por importe total de 265 millones de euros por las que abrirá su capital a dos nuevos socios y acometerá inversiones en nuevos inmuebles por 400 millones.
En virtud de la ampliación, el mexicano Grupo Finaccess se hará con acciones de Colonial representativas del 8% de su capital a cambio de tres edificios de oficinas de Madrid. De esta forma, se convertirá en tercer socio de referencia, por detrás de Qatar, que tiene un 13% y del Grupo Villar Mir, que tras su reciente desinversión cuenta con alrededor de un 9%).
También entrará en el capital el Grupo Reig, que tomará un 2,5% de Colonial a cambio de su participación del 4,4% en la filial francesa de la firma Société Foncière Lyonnaise (SFL), más 51 millones de euros.
El consejero delegado de Colonial destacó que esta doble operación ampliará en un 20% la superficie de la actual cartera de edificios de la compañía, reforzar las inversiones de calidad, mejorar la solvencia de la compañía y aumentar el valor de la sociedad al elevar su capitalización bursátil a más de 2.300 millones.
PWC, NUEVO AUDITOR
Entre el resto de puntos del orden del día aprobados figura la elección de PwC como nuevo auditor de las cuentas de la inmobiliaria para los ejercicios 2017, 2018 y 2019, que relevará así a Deloitte, que aún se encargará de supervisar los resultados de 2016.
Asimismo, la junta ha dado luz verde a que Qatar pase a contar con dos puestos en el consejo de administración, con la designación de un segundo representante, y además ha aprobado el nombramiento de un consejero por parte del nuevo accionista Finaccess.