Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza el G8 financiero para revisar las medidas contra la crisis

El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck. EFE/Archivotelecinco.es
El encuentro entre los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G7 comienza hoy en Lecce, sur de Italia, con el objetivo de revisar las medidas conjuntas adoptadas hasta ahora para luchar contra la crisis económica.
La reunión, que comienza con una cena de trabajo, concluirá mañana con una sesión en la que los representantes de EEUU, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá examinarán las medidas conjuntas tomadas hasta ahora contra la crisis, con la participación de Rusia y la UE.
Entre los invitados a la cumbre figuran el comisario de la Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Joaquín Almunia, y el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, así como el presidente del Banco Mundial (BM), Robert B. Zoellick.
El evento servirá para examinar la conveniencia de volver a la disciplina fiscal, después de que los gobiernos ricos hayan invertido miles de millones de dólares en planes de estímulo para revitalizar la economía.
Las grandes inversiones públicas para sostener la economía han incrementado la deuda pública de las grandes potencias, que han entrado en importantes déficit.
Sobre la mesa de esta cumbre, que llega con el precedente de la del G20 del pasado abril en Londres, estarán los controles a las entidades financieras y las estrategias más adecuadas a adoptar por los Gobiernos para ir abandonando las medidas extraordinarias de control y ayuda tomadas ante la crisis económica.
El ministro de Finanzas italiano, Guido Tremonti, que ocupa la presidencia de la reunión, aseguró que el encuentro de Lecce es "sólo" una preparación para la cumbre de líderes que se celebrará entre el 8 y el 10 de julio en L'Aquila, la capital de la región de los Abruzos, que quedó devastada el pasado 6 de abril a causa de un terremoto que mató a casi 300 personas.
Tremonti insistió en la unidad del grupo del G7, vaticinó un éxito en las negociaciones, y aseguró que la posición sobre cómo enfrentarse a la crisis que salga de la reunión será "común".
Por su parte, el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, se mostró dubitativo con la tesis de que el encuentro de Lecce terminará con un acuerdo sobre la estrategia para abandonar las medidas extraordinarias contra la crisis.
Floherty dijo no esperar un acuerdo, sino "un inicio de las discusiones al respecto".
El viceministro de Finanzas alemán, Joerg Asmussen, aseguró que estamos asistiendo a "los primeros signos de estabilización de la economía", pero matizó que el tiempo y la velocidad de la recuperación son "todavía inciertos".
Está previsto que antes de la cena de hoy se reúnan el gobernador del banco central italiano y presidente del Consejo de Estabilidad Financiera, Mario Draghi, se reúna con el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner.
La reunión del G8 de Finanzas también prevé una sesión especial sobre temas diversos de carácter global, como la seguridad alimentaria y las consecuencias que ha tenido sobre ella la crisis económica.
La presidencia del grupo afirma en la presentación de la reunión de Lecce que es "necesario y urgente" garantizar en modo duradera la seguridad alimentaria, a través de una aproximación de carácter permanente.
El grupo NoG8 que coordina iniciativas contra el grupo de los países ricos ha organizado una contra-cumbre en Lecce para protestar contra la reunión de los ministros de Finanzas de los países más industrializados.
A su juicio, la estrategia para luchar contra la crisis debería centrarse en la sostenibilidad social y ambiental.