Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid advierte que "va a llegar un momento que será imposible" cumplir la estabilidad presupuestaria

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha avisado este martes de que "va a llegar un momento que será imposible" cumplir con la estabilidad presupuestaria si el sistema de financiación autonómica sigue restando a Madrid 1.000 o 1.300 millones cada año.
Así se ha manifestado en declaraciones a los medios de comunicación al término de la presentación de los nuevos convenios de colaboración con 24 ayuntamientos para reforzar la información al consumidor en esos municipios.
Preguntado por el recorte de 470 millones de euros anunciado por el presidente regional, Ignacio González, Ossorio ha explicado que se trata de la consecuencia de que el sistema de financiación autonómico reste a Madrid 300 millones de euros adicionales, así como de la paralización de la externalización sanitaria, que si siguiera adelante supondría 170 millones más de gasto.
A pesar de todo, Ossorio ha asegurado que el Gobierno regional intentará hacer un presupuesto para el ejercicio que viene con "los mismos servicios a los ciudadanos".
"Por supuesto, no subiremos ningún impuesto, y, aunque sea muy difícil, intentaremos cumplir con la estabilidad presupuestaria, aunque si el sistema de financiación cada año nos quita 1.000, 1.300 millones de euros, va a llegar un momento que será imposible", ha añadido.
Ossorio ha señalado que el presupuesto, que se darán a conocer el último jueves de octubre, "se va a basar en eficiencia, en prestar los servicios con el menor gasto posible".
Además, ha recordado que el presidente regional ya dijo que "no iba a pedir más sacrificios" a los madrileños. "En esa línea estamos trabajando", ha zanjado.