Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Convocan huelga indefinida en la planta de Ence Huelva y de 4 días en las de Madrid, Asturias y Pontevedra

El comité de empresa de Ence en Huelva ha anunciado una huelga indefinida a partir del día 11 de octubre para expresar su rechazo a la decisión del grupo pastero de cerrar la planta de celulosa onubense. Así, el resto de centros de Ence, ubicados en Navia (Asturias) y Pontevedra, así como las oficinas centrales de Madrid se unirán a la medida de protesta desde el día 11 hasta el 14 de octubre en señal de apoyo a los empleados del centro fabril onubense.
Así lo han puesto de manifiesto en rueda de prensa el presidente del comité de empresa en Huelva y secretario del mismo, Juan Manuel Belda (CCOO), y Javier Pérez (UGT), respectivamente, quienes han pedido "más contundencia" a las administraciones para que "obliguen" a la empresa a sentarse a negociar y buscar una alternativa al cierre.
De este modo, han explicado que recurren a la huelga después de intentar alcanzar un acuerdo con la empresa, --aspecto que no se ha producido--, y que han querido retrasar esta medida de presión lo máximo posible para "no afectar" a las personas que de forma indirecta dependen de la actividad de Ence.
No obstante, tras acabar la reunión a cuatro bandas, --Gobierno central, Junta de Andalucía, Ence y el comité--, en Sevilla del pasado viernes sin resultados positivos, han lamentado la postura "inmovilista" de la compañía, así como "el desprecio" de la misma a las administraciones al no acudir al encuentro el consejero delegado de Ence, Ignacio Colmenares.
Convencidos de que la empresa "no se puede ir de rositas", ambos han incidido en la importancia de que la ciudadanía salga a la calle este lunes y les apoye en la manifestación programada desde la Avenida de Andalucía hasta la Plaza de las Monjas.
Esta semana, en concreto, el miércoles, jueves y viernes, tienen previstos nuevos encuentros con la empresa. La parte social y la compañía tienen hasta el día 18 para alcanzar un acuerdo, fecha en la que concluye el periodo de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado.
Tras recriminar a Ence "los datos equivocados" que aporta para argumentar su decisión, Pérez ha manifestado que "hay que obligar a la empresa a sentarse a negociar de verdad buscando vías de viabilidad, no cerrándose solo en el cierre y en las recolocaciones e indemnizaciones".
Para ello, ha instado a las administraciones a que utilicen todos sus recursos tanto administrativos como ejecutivos para "obligar a la empresa a que opte por otras alternativas y no al cese".
Por su parte, el secretario general de CCOO Huelva, Emilio Fernández ha criticado la actitud "prepotente y cerril" que la empresa ha mantenido en todo este proceso, especialmente la que tuvieron en la reunión con las administraciones," y eso a pesar de que la Junta de Andalucía había ofrecido una moratoria para la aplicación del ERE de tres meses, tiempo que debería ser utilizado para buscar alternativas al cierre que solucionaran aspectos como el coste de la madera o incluso se planteó la posibilidad de implantar una línea de subvenciones que pudiese ayudar a alcanzar una solución".
En este sentido, Fernández ha reclamado la presencia del Ministerio de Industria en posteriores reuniones ya que "tiene mucho que decir en este tema, sobre todo teniendo en cuenta que una de las excusas que pone la empresa para el cierre es la retirada de las primas a las renovables".
Finalmente, el secretario general de Fitag- UGT Huelva, Luciano Gómez, ha criticado que "la empresa está actuando de mala fe y no con voluntad de negociar nada". Así, ha explicado que "la empresa hace frente a esta situación con información falseada e incluso nos presentó un informe en inglés e inflando pérdidas, algo que puede dar pie a que la administración pueda anular el proceso del ERE".