Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corbacho dice que el Gobierno no abaratará ni facilitará el despido

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha insistido hoy en que el Gobierno no incentivará el despido haciéndolo más fácil y barato, y en que cualquier reforma del mercado laboral ha de discutirse en la mesa del Diálogo Social y que las reformas laborales han de hacerse con "consenso".
Corbacho ha asistido hoy al aperitivo de celebración del Primero de Mayo que organiza el sindicato CCOO de Cataluña en Barcelona, acompañado por el presidente de la Generalitat, José Montilla, y la consellera de Trabajo, Mar Serna, con los que después se ha dirigido a la paella popular organizada por UGT de Cataluña.
Preguntado por los periodistas, sobre las propuestas de la patronal para abaratar el despido, Corbacho ha dicho que cualquier cosa que vaya en la dirección de "incentivar los despidos haciéndolos más fáciles y haciéndolos más baratos, el Gobierno no estará ahí".
Ha señalado que el mercado laboral estará abierto a reformas, "pero no a las reformas que ahora se nos plantean" porque, entre otras cosas, se cometería un "acto de injusticia", de pensar que la crisis económica es consecuencia de los que estaban trabajando y cobrando mil euros y ahora han perdido el empleo y "la crisis no es el resultado de eso", sino de la "clara especulación financiera".
Corbacho ha reiterado que cualquier propuesta sobre el mercado laboral deberá llevarse a la mesa del Diálogo Social y ahí el Gobierno está dispuesto a hablar de todo lo que los agentes sociales consideren.
Ha insistido en que las reformas laborales deben hacerse siempre con consenso y acuerdo, "como siempre se ha venido haciendo en los últimos años en este país" y que han sido muy positivos.
Para Corbacho, este Primero de Mayo tiene una particularidad que lo diferencia de otros y es que está en medio de una "profunda crisis" que, en España, afecta de una manera muy directa a la pérdida de empleo.