Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corbacho dice que la reforma laboral "no es la virgen de Lourdes"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, acompañado del Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha, José Manuel Martínez Cenzano (i), impartió hoy la ponencia "La crisis económica y sus efectos sobre el derecho al trabajo" en el curso de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha sobre "La crisis económica: el derecho al trabajo y perspectivas de futuro". EFEtelecinco.es
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha afirmado hoy que "la reforma laboral no es la virgen de Lourdes" y no tiene "efectos curativos inmediatos", sino que sienta las bases para la adaptación de un cambio de modelo económico en un mundo globalizado.
Corbacho, que ha impartido una conferencia en un curso de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha aludido a las críticas relativas a la falta de reflejo de la reforma en los datos del paro del mes de junio, y ha comentado: "Si en los diez días que llevaba de vigencia ya hubiese causado efectos, estaría más cerca del milagro que no realmente de lo que es, una norma jurídica".
El titular de Trabajo ha aclarado que la reforma "no tiene efectos curativos inmediatos, sienta unas bases para un recorrido y una orientación, no tiene un efecto inmediato y no lo puede tener porque no se cambia de modelo económico en 24 horas y se crea una economía que compita en un mundo globalizado y una economía que se internacionalice".
En este contexto, ha aseverado que "una reforma laboral no es para crear empleo" y ha añadido que quien así lo afirme, "o está mintiendo a sabiendas o no se está enterando de nada, porque lo que crea empleo es la economía".
A su juicio, "la reforma laboral lo que ha de ser es una orientación de largo recorrido", porque en la situación anterior a la crisis "había una altísima empleabilidad fruto también de un modelo económico".
"Hemos entrado en una profunda crisis económica que no va a ser neutra, y las cosas después de la crisis no serán idénticamente igual a antes de entrar en la crisis", ha expuesto.
Por lo tanto, ha subrayado la necesidad de adaptarse a la nueva realidad, "que cambiará mucho" y requerirá, en primer lugar, el cambio de modelo económico.
Así, la reforma laboral "tiene que ayudar a que el mercado laboral español se adapte más a ese mundo cambiante", en el que la flexibilidad "es un concepto absolutamente imprescindible", ya que "hoy en día todos convenimos que las empresas que mejor han resistido la crisis son aquellas que tienen su economía internacionalizada".
Según Corbacho, si una empresa quiere internacionalizar su economía "tiene que adaptar sus horarios, tiene que adaptar su producción a lo que son los horarios de los propios clientes que no están aquí, y eso significa flexibilidad y adaptabilidad".
Asimismo, ha dicho que la reforma quiere apostar por corregir uno de los defectos que tiene el mercado de trabajo en España, como es el de la dualidad de contratos temporales y contratos fijos.
"También quiere apostar decididamente por la flexibilidad como un concepto de ganar competitividad por parte de las empresas y de la economía en un mundo cambiante, en el que lógicamente las empresas deben de adaptarse a esa economía cambiante y cada vez más competitiva en un mundo global".
Incluye igualmente "una apuesta decidida porque los contratos fijos puedan ser más atractivos y puedan dar más seguridad jurídica, tanto a los empresarios como a los trabajadores, a la espera de que en el futuro devengan en unos contratos de referencia como es el contrato de fomento", ha agregado.
Ha asegurado, además, que a través de la reforma se hace "una apuesta decidida por incentivar la contratación de los parados de larga duración mayores de 45 años y una apuesta decidida por el contrato de formación y por la incentivación para la contratación de los jóvenes menores de 30 años".
Éstos "son los dos colectivos que en estos momentos están siendo más castigados por la crisis económica", ha recordado el ministro de Trabajo e Inmigración.