Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Directivos de las extintas CNE y CMT cobraron en la CNMC sueldos por encima de lo permitido

Varios directivos de las extintas Comisión Nacional de la Energía (CNE) y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) han cobrado por encima de lo permitido por la normativa tras la integración de estos organismos en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a resultas de los retrasos en la adaptación de sus contratos.
Así lo denuncia el Tribunal de Cuentas en su 'Informe de fiscalización del cumplimiento de la normativa en materia de indemnizaciones recibidas por cese de altos cargos y del régimen retributivo de altos directivos de determinadas entidades del sector público estatal' de los años 2012 a 2014, que recoge Europa Press.
Según se recuerda en dicho documento, a partir de noviembre de 2013 las retribuciones básicas tanto para la CNE como para la CMT se fijaron en 70.000 euros anuales, con un máximo de 42.000 euros para complemento del puesto y 28.000 euros para el variable, con un máximo total de 140.000 euros por ejercicio. Además, se limitó a entre tres y diez el número de altos directivos permitido en cada uno de esos reguladores.
LA CNE NO SE ADAPTÓ
Sin embargo, la CNE no adaptó su estructura directiva y, cuando se extinguió en septiembre de 2013, tenía vigentes 17 contratos de alta dirección, catorce de los cuales no cumplían los requisitos necesarios para tener esa naturaleza, tal y como ya había advertido en 2005 la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que consideraba que la relación laboral de los subdirectores debía ser de naturaleza común.
Pese a todo, trece directivos que no tenían adaptada su relación laboral a la normativa aplicable se incorporaron de la CNE a la CNMC. Y a finales de 2014 seis de ellos seguían sin haberse adaptado a pesar de que "ninguna de esas personas ejercían funciones directivas" en el 'superregulador'.
Como consecuencia de esta situación, cuatro de esos directivos percibieron todavía en 2014 retribuciones superiores a los 109.000 euros, superiores al límite de 100.000 euros fijado para los directores de instrucción a los que serían equiparables.
TRES CASOS NORMALIZADOS EN 2015
En abril de 2015, la CNMC desistió de la relación de alta dirección de tres de ellos para reingresarlos en puestos de subdirección con contratos laborales ordinarios, con lo que sus salarios pasaron a estar entre los 80.000 y los 83.000 euros anuales.
El cuarto afectado, que debía traspasarse al Ministerio de Industria, seguía en la Comisión de los Mercados y la Competencia a finales de 2015, señala el Tribunal de Cuentas, cobrando lo mismo ya que aún no se había modificado la naturaleza jurídica de su relación laboral.
Con respecto a la CMT, el organismo que dirige Ramón Álvarez de Miranda señala que dos de sus exdirectivos vieron respetadas sus condiciones laborales ordinarias, por lo que sus retribuciones fueron superiores a las establecidas para los altos cargos de la CNMC en puestos de directores de instrucción. Sin embargo, el 'superregulador' alegó que las funciones y retribución de estos trabajadores se adaptó en septiembre de 2015 a la normativa.
COMPENSACIONES ECONÓMICAS
Con la integración de los antiguos reguladores en la CNMC también se tuvieron que pagar más de 2,74 millones de euros entre 2012 y 2014 en compensaciones económicas a 34 altos cargos que fueron cesados. El resto de altos cargos optaron por el ejercicio de otra actividad y, por tanto, renunciaron a percibir dicha compensación.
En concreto, en la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) se pagaron 510.629 euros de compensaciones a ocho altos cargos, incluido su último presidente, Joaquín García Bernaldo de Quirós, que percibió 133.584 euros. Por su parte, en la Comisión Nacional del Sector Postal (CNSP) se produjeron cuatro ceses con indemnizaciones por 246.233 euros, incluidos los 49.121 euros que cobró su presidente.
En la CMT fueron once los ceses con indemnización, por un total de 947.635 euros en ese trienio, que incluyen los pagos a sus dos últimos presidentes --los últimos 60.096 euros que cobró Reinaldo Rodríguez y 131.459 euros a Bernardo Lorenzo--, y al vicepresidente --125.048 euros--.
Los mismos ceses tuvieron lugar con la extinción de la CNE, con indemnizaciones valoradas en 1,04 millones de euros, incluyendo los 140.666 euros que se llevó la expresidenta María Teresa Costa y los 122.678 euros que recibió su sucesor, Alberto Lafuente.
El Tribunal de Cuentas señala en este sentido que uno de los altos cargos que cesaron en la CNE antes de comenzar el periodo fiscalizado percibió compensaciones hasta febrero de 2012 a pesar de haber sido nombrado para otro cargo público en diciembre de 2011, por lo que la Comisión de la Energía solicitó el reintegro de los 16.877 euros abonados indebidamente, que no tuvo lugar hasta marzo de 2015.