Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Directivos alemanes piden a un consejero catalán que abandonen la independencia y se centren en la crisis

El Círculo de Directivos de Habla Alemana (KDF por sus siglas en alemán) han expresado este martes su preocupación ante el proceso soberanista liderado por el Gobierno de CiU y han reclamado al consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, que lo abandonen y se centren en la salida de la crisis.
Puig ha participado en un almuerzo-coloquio de KDF, la única asociación en España de ejecutivos y empresarios de habla germana, donde ha pronunciado una conferencia en la que ha pedido "al menos, el beneficio de la duda" a los casi 80 presentes ante un proceso que ha reiterado que responde a la voluntad de una mayoría social y no a una improvisación política.
El presidente de la asociación, Andrés Gómez, ha hecho un llamamiento al diálogo entre la Generalitat y el Gobierno español para encontrar una "solución negociada", ya que ha asegurado que tampoco están de acuerdo con el 'no' rotundo del presidente español, Mariano Rajoy.
Gómez ha manifestado su "preocupación cada vez mayor de que esta situación no solo se arregla con dinero", haciendo referencia a una posible negociación de un sistema de financiación más favorable para Cataluña.
Durante su intervención, Puig ha reiterado que la independencia supondría una mejora económica para Cataluña, ya que podría gestionar sus infraestructuras, la energía y su modelo comercial, entre otros aspectos, y ha defendido que el proceso soberanista no está reñido con la salida de la crisis.
Sin embargo, varios de los asistentes han manifestado sus reservas, argumentando que genera temor entre las empresas alemanas, y uno de ellos ha acusado al Gobierno catalán de "acabar de matar" la economía justo cuando está empezando a recuperarse.
"No le puedo pedir que abandone el proceso porque no sería democrático, pero creo que no es el mejor momento", ha manifestado este directivo, que asesora a empresas extranjeras que se implantan en España, ante lo que ha recibido los aplausos de gran parte de los presentes.