Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doce mil compradores esperan una casa de Martinsa

Martinsa-Fadesa paraliza también sus obras en Marruecos. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
El derrumbe de Martinsa-Fadesa deja huella en una crisis-desaceleración-recesión donde las etiquetas ya son lo de menos. Desde el Ejecutivo la postura no intervencionista ha sido la respaldada por varios de sus responsables, en tanto que algunas de las 45 entidades que participan en el sindicato bancario que refinanció 4.000 millones de euros de deuda a Martinsa-Fadesa han notificado dotaciones para anticiparse al impacto del concurso voluntario de acreedores.
Junto con el mensaje no intervencionista, el Ejecutivo ha mostrado su apoyo tanto a los trabajadores de la inmobiliaria como a los consumidores que tienen comprometida la construcción de una vivienda, tal y como ha manifestado la vicepresidenta primera María Teresa Fernández de la Vega. Aunque han rechazado la intervención, De la Vega ha hablado de articular otras vías. Esas vías podrían pasar por comprar suelo para edificar vivienda pública. Una manera de intervenir en este caos inmobiliario de forma indirecta.
El Partido Popular ve en todo esto la vuelta de intentar retrasar la crisis y pide aclaraciones.

Quienes a esta hora lo tiene muy claro son los 234 trabajadores que se van a quedar en el paro. Situación que pueden compartir con los subcontratados. Se calcula que entre 2000 y 4000 empleos indirectos se pueden ver afectados por la mayor suspensión de pagos de nuestra historia.
La oferta de Martinsa
Martinsa-Fadesa ha ofrecido a los 234 despedidos indemnizaciones de 25 días de sueldo por año trabajado, oferta que los sindicatos han rechazado.
Los sindicatos han exigido además a la empresa un plan de viabilidad, ya que les preocupa el futuro de la compañía, cuya actividad está paralizada y cuyos responsables sólo garantizan el pago de los salarios correspondientes al mes de julio.


A la espera de su casa
Desconcierto también en otras 12.500 familias. La inmobiliaria que preside Fernando Martín cuenta con una cartera de 12.578 viviendas prevendidas y pendientes de ejecutar y entregar según datos de cierre del primer trimestre del año, los últimos disponibles, registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 
Esta cartera de preventas de viviendas equivalía a un importe de 2.060 millones de euros. Hay preocupación aunque Martinsa-Fadesa ha asegurado que seguirán con el trabajo.   LA