Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi asegura que el BCE "posiblemente reconsiderará" sus medidas en la reunión de marzo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha afirmado que la institución revisará y "posiblemente reconsiderará" su política monetaria en su reunión del próximo 10 de marzo y ha reconocido que los riesgos económicos se han incrementado desde su anterior reunión, lo que llevaría a un incremento de medidas.
"En su encuentro a principios de marzo, el Consejo de Gobierno revisará y posiblemente reconsiderará la posición de su política monetaria", ha afirmado Draghi en una misiva en respuesta a una pregunta realizada por el eurodiputado del PSOE Jonas Fernández.
El banquero italiano ha reconocido que desde su última reunión se han incrementado "los riesgos a la baja", ante lo que ha hecho referencia a la creciente incertidumbre sobre el crecimiento de las economías emergentes, la volatilidad en los mercados financieros y materias primas y los riesgos geopolíticos.
"En este contexto, la dinámica de la inflación de la eurozona continúa siendo más débil de lo esperado", ha afirmado Draghi un día después de conocerse la tasa de inflación de febrero, que volvió a entrar en negativo (-0,2%).
Draghi ha asegurado que hay evidencias que demuestran que las medidas de política monetaria adoptadas desde junio de 2014 están respondiendo a sus objetivos, aunque ha recordado que la isntitución dispondrá en marzo de una fotografía "más exhaustiva" de la situación económica de la eurozona.
Entre los datos que examinará el Consejo de Gobierno para discutir el aumento de medidas, se incorporarán nuevas proyecciones macroeconómicas "que también cubrirán el año 2018 e incluirán un análisis más profundo sobre potenciales efectos secundarios", ha explicado Draghi.
Además, la institución está trabajando para "asegurarse de que todas las condiciones técnicas están en su lugar para que todo el abanico de opciones de política monetaria esté disponible para su implementación si fuese necesario", ha afirmado.
En este sentido, Draghi ha recordado que el Consejo de Gobierno del BCE tiene una "variedad de instrumentos a su disposición" y que no existen "límites" en hasta dónde pueden llegar sus instrumentos en el marco de su mandato de conseguir alcanzar su objetivo de inflación, situado en torno al 2% a medio plazo.