Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. mantiene las preferencias aduaneras para Ecuador, pero las niega a Bolivia

Esa decisión también fue consecuencia del deterioro de las relaciones entre La Paz y Washington, que alcanzó su punto máximo con la expulsión mutua de embajadores en septiembre de 2008. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno de Estados Unidos decidió prorrogar las preferencias arancelarias para Ecuador dentro del programa de ventajas aduaneras para los países andinos conocido como ATPDEA y rechazarlas para Bolivia.
Según indicó a Efe un funcionario de la Administración de EE.UU. que habló bajo la condición del anonimato, Ecuador podrá mantener sus preferencias arancelarias hasta finales de este año, cuando expira el plazo para estas ventajas.
Sin embargo, para Bolivia, "tras una revisión del cumplimiento de los criterios necesarios", la Casa Blanca decidió mantener la suspensión de esas ventajas.
El programa, con el que EE.UU. premia los esfuerzos antinarcóticos de los países andinos, permite que la mayoría de las exportaciones andinas entren a este país libre de impuestos.
El anterior Gobierno del presidente George W. Bush suspendió las preferencias arancelarias para Bolivia en diciembre del año pasado, con el argumento de que ese país no había cooperado en la lucha contra el narcotráfico.
Esa decisión también fue consecuencia del deterioro de las relaciones entre La Paz y Washington, que alcanzó su punto máximo con la expulsión mutua de embajadores en septiembre de 2008.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, comunicó hoy su decisión acerca de estos dos países en una carta enviada a los líderes de los comités de Finanzas y Asignaciones en el Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente.
A fines de 2008, el Congreso de EE.UU. emitió una ley que concedió doce meses del beneficio a Colombia y Perú sin condición alguna, mientras que las preferencias aduaneras para Ecuador estaban sujetas a una revisión de medio año.
Para Bolivia, la suspensión de la ley acarreó un descenso del 14 por ciento en sus ventas a Estados Unidos y la pérdida de más de 2.000 empleos en una empresa de textiles, que es la mayor exportadora nacional a ese mercado, según datos del país andino.