Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía dice que el PIB crece ya al 3,5%, pero supedita esta senda a que se mantengan las reformas

Cree que la insistencia del PSOE en derogar la reforma laboral "no es una buena noticia"
El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, ha asegurado este jueves que España está entrando en el año 2016 "con un ritmo de crecimiento del 3,5%", por encima del 3,2% con el que cerró el pasado año, pero ha avisado de que la continuidad de este avance depende de que se sostenga la actual senda reformista.
"Los datos de enero apuntan a que esta dinámica va a continuar este año si se mantienen las políticas económicas y la confianza de los consumidores y de los empresarios", ha dicho, para apostillar que "no hay ninguna razón que haga pensar que se pueda truncar (la senda de crecimiento) si se continua en la misma senda reformista".
Fernández de Mesa ha hecho estas afirmaciones en rueda de prensa para valorar los datos de Contabilidad Nacional correspondientes al cierre del año 2015, y de este modo ha lanzado a un aviso a navegantes en plenas negociaciones para formar Gobierno, toda vez que no ha querido entrar a valor el acuerdo alcanzado entre PSOE y Ciudadanos y tan sólo ha dicho que es "impreciso".
A su juicio, "2016 no tiene por qué ser peor", incluso ha llegado a decir que las previsiones de crecimiento de la economía española elaboradas por el Gobierno para los próximos años, que prevén una "velocidad de crucero" PIB del 3% hasta 2018, son "perfectamente alcanzables y podrían ser mejores", pero siempre y cuando se continúe con la senda reformista.
DEROGAR LA REFORMA LABORAL, UNA MALA NOTICIA.
Concretamente, Fernández de Mesa se ha referido al compromiso de derogación de la reforma laboral que mantiene el PSOE tras su acuerdo con Ciudadanos y ha dicho que "no es una buena noticia", ya que "una las características fundamentales del crecimiento del PIB es que se crea mucho más empleo con menos crecimiento económico", de acuerdo con el consenso de los analistas o el FMI, "por la reforma laboral".
El secretario de Estado de Economía ha echado mano de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y ha explicado que con las actuales tasas de crecimiento, España ha logrado crear casi medio millón de empleos equivalentes a tiempo completo.
Otra de las reformas que Fernández de Mesa ha puesto en valor ha sido la reforma financiera, que, según ha dicho, ha permitido que España cuente hoy con un sistema "saneado".
Preguntado por el desplome de los beneficios durante el pasado año de Abanca, nacida tras el rescate de las cajas gallegas, ha aprovechado para defender que "el conjunto de ventas que se han ido realizando en la legislatura se han hecho de forma eficiente" y que, en todo caso, "la situación no es la misma ahora que hace años".
EL REINO UNIDO, MEJOR EN LA UE.
Así pues, Fernández de Mesa ha defendido que la buena dinámica del consumo interno, especialmente en su dimensión privada, así como la mejora de la competitividad en el exterior y la creación de empleo, han permitido que la economía española crezca con un patrón "más equilibrado" que antes de la crisis.
Más aún, ha dicho que el PIB español está avanzando más rápido que en Reino Unido (1,9%), EE.UU. (1,8%) o Alemania (1,3%). "España es de lejos las que más crece" de las economías desarrolladas, ha insistido. En este contexto, el Ministerio de Economía espera que los niveles de PIB del 2008 puedan recuperarse en 2018.
Por otro lado, preguntado por cómo puede afectar al crecimiento español la volatilidad de los mercados o una eventual salida del Reino Unido de la UE ('Brexit'), Fernández de Mesa ha dicho que, ante los vaivenes en el exterior, España cuenta con "fortalezas" que pueden actuar de contrapeso como son, nuevamente, un sistema financiero "saneado" y el efecto positivo de los bajos precios del petróleo.
Sobre el futuro del Reino Unido, se ha limitado a decir que "su permanencia es positiva para la UE y para España en particular" y ha eludido aclarar si el Gobierno está desarrollando o no trabajos para anticipar los efectos que tendría un eventual 'Brexit'.