Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía no ve un "riesgo significativo" de deflación y espera que el IPC acabe el año cerca del 0,5%

Las nuevas previsiones que enviará España a Bruselas contemplarán un crecimiento del entorno del 1% para este año y del 1,5% para 2015
El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, ha asegurado que el Gobierno no ve un "riesgo significativo" de deflación pese al último descenso de los precios y espera que el IPC acabe el año cerca del 0,5%.
Así lo ha señalado Latorre durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, donde ha admitido que la inflación está en negativo, aunque ha resaltado la importancia de esperar a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para ver si han influido elementos volátiles en la tasa de marzo.
"Creemos que hay riesgo significativo de deflación", ha señalado el secretario de Estado, tras admitir, sin embargo, que puede haber más meses de bajadas de precios, aunque las previsiones del Gobierno contemplan que el IPC acabe el año cerca del 0,5%.
En cualquier caso, Latorre ha recordado que hay aspectos positivos en una inflación baja, puesto que permite garantizar el poder adquisitivo de los salarios y las pensiones, mejorar el consumo y continuar con la moderación salarial e impulsar así la competitividad.
Además, ha recordado que se trata de fenómenos monetarios, por lo que la actuación "clave" es la del Banco Central Europeo (BCE), que ya se ha comprometido a tomar las medidas que sean necesarias si ve riesgo de deflación en la zona euro.
Según Latorre, el BCE se refiere a actuaciones no ortodoxas que incluyen todo un abanico de posibilidades, como la compra de activos. A su parecer, el hecho de que el BCE mande este mensaje es muy "positivo" porque los anuncios a veces son tan efectivos como las propias medidas.
Durante su comparecencia, Latorre ha repasado el "cambio" que ha sufrido la economía española "a todos los niveles", la corrección de gran parte de los desequilibrios, el giro que han dado las tendencias de las macromagnitudes y el grado de cumplimiento de las exigencias de Bruselas.
"España dejó de ser problema del euro y se convirtió en la solución", ha señalado Latorre, tras repasar las mejores cifras de PIB y empleo y asegurar que el patrón de crecimiento de España se ha vuelto menos dependiente de la demanda interna.
De hecho, ha asegurado que el sector exterior seguirá jugando un papel importante en el futuro, tal y como se reflejará en el nuevo cuadro macroeconómico que presentará el Gobierno antes de que acabe abril.
NUEVAS PREVISIONES.
En las nuevas previsiones, según Latorre, se mejorarán las cifras del consumo privado, de inversión de bienes de equipo y de demanda interna, que empezará a aportar crecimiento al PIB. Las exportaciones, por su parte, mantendrán el ritmo de los últimos meses, de forma que la demanda externa también aportará crecimiento a la economía.
Con todo, la economía crecerá cerca del 1% en 2014 y seguirá mejorando en los próximos meses, hasta acabar el 2015 con un crecimiento más cercano al 2% y un incremento medio del PIB próximo al 1,5%. Latorre no ha querido precisar las nuevas cifras y se ha limitado a decir que las previsiones serán moderadas y conservadoras, de forma que cualquier sorpresa de la actividad será positiva.
Pese a la mejora de las cifras, ha recordado que la magnitud de los retos de la economía es "muy significativa" y que habrá que seguir trabajando para reducir el endeudamiento y para crear empleo y reducir la tasa de paro.
A su parecer, la recuperación se asienta sobre bases "sólidas", pero quedan muchos desequilibrios por corregir y habrá que hacerlo de forma compatible con la sostenibilidad de la confianza, por lo que habrá que mantener el impulso de las reformas.
LA OPOSICIÓN.
Desde el PSOE, el portavoz adjunto de la Comisión de Economía, Antonio Hurtado, ha criticado la política que está haciendo el Gobierno en el mercado laboral, basada en la precarización, la pérdida de estabilidad y la reducción del poder adquisitivo de los trabajadores. Además, ha alertado del riesgo de deflación y ha pedido al Gobierno que rebaje los intereses de los préstamos a los ayuntamientos que se acogieron al plan de pago a proveedores y que aumente los periodos de carencia y los plazos de amortización.
Por su parte, la portavoz adjunta de la Comisión por parte de CiU, Inmaculada Riera, ha considerado que las medidas de estímulo y reactivación necesarias para favorecer el cambio de modelo han llegado de forma "excesivamente lenta", y ha pedido al Gobierno que las active con "más contundencia" si quiere consolidar recuperación y apostar por un modelo más competitivo.
Desde el PNV, el portavoz de la Comisión, Pedro Azpiazu, ha asegurado que le preocupa "enormemente" el desempleo, ya que el BBVA ha advertido de que hasta el año 2025 no se recuperará el empleo que había en 2007, lo que supone toda una generación perdida de jóvenes.