Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía/Empresas- El Corte Inglés prevé que el plan de bajas voluntarias facilite la incorporación de nuevos perfiles

El Corte Inglés prevé que el plan de bajas voluntarias para mayores de 58 años que cumplan unos determinados requisitos al que se podrán acoger unos 1.400 trabajadores facilite la incorporación de nuevos perfiles profesionales adecuados a las nuevas estrategias de negocio.
De esta forma, el grupo presidido por Dimas Gimeno Alvarez pone en marcha por primera vez en su historia un plan de estas características, que está dirigido a los trabajadores de El Corte Inglés e Hipercor para que tengan la posibilidad, si así lo desean y la compañía lo acepta, de desvincularse de manera definitiva de la empresa.
Dicho plan está dirigido a los trabajadores que hayan nacido en 1956, 1957 o 1958 o cuenten con una jornada a tiempo parcial y hayan nacido en 1954 o 1955, acrediten 15 años de antigüedad en El Corte Inglés o cualquier otra empresa del grupo y cuente con una vida laboral con 35 años de cotización efectiva a la fecha de suscripción del acuerdo de extinción laboral de mutuo acuerdo, según el documento al que tuvo acceso Europa Press.
Respecto a las condiciones económicas, el acuerdo, suscrito con el respaldo unánime de CC.OO., UGT, Fetico y Fasga, contempla el 70% del salario neto en 2015 en mensualidades hasta los 63 años, con independencia de que en esa fecha acceda o no a la jubilación anticipada. Además, se establece una prima de salida de seis mensualidades del salario neto que se percibirá en el primer mes tras la desvinculación.
El grupo se se hará cargo del convenio especial de cotización a la Seguridad Social durante todo el periodo hasta el cumplimiento de dicha edad de 63 años, por lo que la compañía asumirá los costes sociales que se deriven del plan de desvinculaciones voluntarias.
Los beneficiarios del plan percibirán sus correspondientes mensualidades a través de una compañía aseguradora, según ha señalado el grupo en un comunicado. El periodo de adhesión se iniciará previsiblemente a mediados de marzo y tendrá una duración de tres semanas.
Los trabajadores que decidan acogerse a dicho plan mantendrán la tarjeta de El Corte Inglés con sus condiciones de cliente preferente, tal como disfrutan en la actualidad, hasta que alcancen los 63 años.
Con el fin de abordar el proceso de desvinculación de forma coordinada, se ha constituido una Comisión de Seguimiento paritaria con los representantes de los trabajadores que tienen representación en el comité intercentros.
TARJETAS RESTAURANTE Y CHEQUES GUARDERIA.
Este plan de bajas incentivadas se ha firmado después de conocerse además que El Corte Inglés estudia poner en marcha un plan en materia de retribución flexible que permita a su plantilla la posibilidad de contratar determinados productos o servicios, entre ellos tarjetas restaurante y cheques guardería, lo que conllevaría ventajas fiscales para los empleados.
A estos productos se sumarían otros como tarjetas transporte o seguros de salud, según informaron a Europa Press en fuentes sindicales y confirmaron desde el gigante de distribución, que ha precisado que se trata de una iniciativa en fase inicial, con carácter individual y voluntario.
El grupo de distribución presidido sopesa poner en marcha este plan, que está dirigido a toda la plantilla, en los próximos meses, ya que en la actualidad está buscando los proveedores de dichos servicios.
La compañía ya ha comunicado su propuesta a los sindicatos, que se mantienen a la espera de la fecha concreta en la que se pondría en marcha y de la información exacta sobre los servicios y productos de los que podrá disfrutar la plantilla, integrada por aproximadamente 91.500 trabajadores, el 92% con contratos indefinidos.
Todos estos productos son considerados rentas en especie, pero su principal ventaja fiscal para los empleados que los disfrutan es que se perciben sin retención del IRPF, siempre que no excedan determinados importes, aunque sí se cotiza por ellos a la Seguridad Social.