Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elena Salgado pide a la banca que ayude "con prontitud" a las empresas y las familias

La hasta ahora ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, durante su toma posesión del cargo de vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, en sustitución de Pedro Solbes. EFEtelecinco.es
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, reclamó hoy a la banca que, al igual que ha mostrado fortaleza ante la crisis, la utilice con "rigor" y "prontitud" para ayudar a "superar las dificultades de familias, autónomos y pequeñas y medianas empresas" con la concesión de crédito.
En su primer discurso tras recibir de manos de Pedro Solbes la cartera de Economía y Hacienda, Salgado prometió hacer "todos los esfuerzos" como nueva responsable de Economía y Hacienda para "retomar cuanto antes la senda del crecimiento" económico, así como a impulsar las reformas necesarias para favorecer la creación de empleo y acabar con la destrucción de puestos de trabajo.
Aseguró que el problema del desempleo será el que merezca su "más inmediata atención" y se comprometió a dar un impulso al diálogo social, para lo que anunció su intención de reunirse la próxima semana con los agentes sociales.
Elena Salgado admitió que llega a este puesto en un momento "especialmente difícil", con una crisis económica global, europea y española.
Añadió que en el caso de España a la crisis se une una fuerte destrucción de empleo en la que, dijo, detrás de las cifras están personas y familias que sufren sus consecuencias, y añadió que este problema tiene "mucho que ver" con el actual modelo económico, que el Gobierno se ha comprometido a cambiar.
La vicepresidenta segunda advirtió de que la recuperación de la economía española estará muy unida a la de sus socios en el exterior, pero también dependerá de la "capacidad de generar confianza y de contribuir a cambiar" el citado modelo de crecimiento, de ahí la necesidad de impulsar las reformas que sean necesarias para lograrlo.
"No esperaremos quietos a que la economía se recupere, tenemos que salir a buscarla, luchar por ella", subrayó Salgado, quien no obstante advirtió de que el Gobierno "no puede hacerlo solo" y por eso pidió también el compromiso de los agentes sociales, las fuerzas políticas, las comunidades autónomas y los ayuntamientos.
Salgado se mostró en este sentido segura de que "juntos podemos y juntos lo vamos a lograr".
Arropada por la vicepresidenta primera y por los ministros de Trabajo, Industria, Asuntos Exteriores, Ciencia, Vivienda, Medio Rural e Igualdad, Elena Salgado tuvo palabras de gratitud para su predecesor en el cargo, su "buen amigo" Pedro Solbes, del que destacó sus años de servicio público y al que despidió visiblemente emocionada.
El primer agradecimiento de la vicepresidenta segunda, no obstante, fue para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por haber confiado en ella por tercera vez para ocupar un puesto del gabinete -antes fue ministra de Sanidad y de Administraciones Públicas-.
Solbes, que recibió un largo aplauso de los asistentes admitió por su parte estar también emocionado y tener "sentimientos encontrados" por su marcha, y dijo irse "razonablemente satisfecho" con su labor, en la que, reconoció, ha habido aciertos y errores.
Así, el vicepresidente saliente señaló que ha intentado hacer lo que le parecía "correcto", pensando no sólo en resolver problemas inmediatos sino también en las "generaciones futuras".
No obstante admitió su pesar por los errores que "seguro" se han cometido en su departamento y por aquellos que no se han podido solucionar.
Solbes recordó que hoy se abre una nueva etapa en el Ministerio, porque por primera vez habrá una mujer al frente de éste, y alabó las cualidades de Salgado, que permitirán que "a pesar del incierto presente se dé paso a un futuro prometedor".