Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enagás prevé ganar un 0,5% más en 2016 y elevar otro 5% el dividendo

Enagás prevé elevar un 0,5% el beneficio antes de impuestos en 2016, invertir 465 millones de euros y, en línea con su compromiso estratégico, elevar otro 5% el dividendo con cargo a las cuentas del año en curso, anunció el presidente de la compañía, Antonio Llardén, durante la junta general de accionistas.
También para este año, el gestor técnico del sistema gasista espera ingresar un volumen de dividendos procedente de sus participadas por valor de 65 millones de euros y situar el coste de su deuda en el 2,7%.
La compañía prevé además elevar su beneficio a un ritmo anual medio del 2% en los próximos cinco años y que la inversión internacional ya comprometida aporte el 25% del beneficio neto en 2020, lo que permitirá que la contribución total de las participadas alcance los 140 millones de euros.
En lo referido a la retribución al accionista, Llardén aseguró que una de prioridades de la compañía es "incrementar el dividendo de forma sostenible y sostenida".
En línea con este mensaje, Enagás pagará un dividendo por acción con cargo al resultado de 2016 de 1,39 euros e irá aumentando esta cifra a un ritmo del 5% anual en los próximos cuatro años, lo que supone alcanzar un dividendo por acción de 1,68 euros al finalizar 2020.
Además, la junta de accionistas ha aprobado un dividendo de 1,32 euros brutos por acción con cargo al ejercicio 2015, un 5% más respecto al de 2014. Según ha anunciado Llardén, una vez deducido el dividendo a cuenta ya pagado, la compañía abonará el próximo mes de julio la cantidad de 0,79 euros por acción.
Durante la junta de accionistas, en la que se han aprobado las cuentas anuales de 2015, el informe de gestión y la elección del nuevo auditor, entre otras cosas, el consejero delegado de la compañía, Marcelino Oreja, ha aprovechado para describir los principales hitos del año.
INTERESADA POR EL MIDSTREAM
En cuando a las previsiones para el periodo comprendido entre 2016 y 2020, Llardén ha explicado que el grupo prevé oportunidades de inversión en el sector midstream, derivadas de la evolución de los mercados de gas.
En este contexto, Enagás invertirá una media de 400 millones de euros anuales hasta 2020 conforme a tres criterios, que son los de aprovechar su experiencia como Transmission System Operator (TSO) en el mercado europeo, desarrollar infraestructuras gasistas en mercados en crecimiento y consolidar su posición como especialista global en el mercado del gas natural licuado (GNL).
El presidente de Enagás también ha destacado que España es el país con mayor capacidad de aprovisionamiento de Europa, por lo que "puede contribuir decisivamente a la seguridad de suministro del continente".
En España, la previsión de Enagás para el periodo comprendido entre 2016 y 2020 es que la demanda aumente de media en torno a un 3% anual, principalmente por una mayor penetración de gas en la matriz energética.
NUEVO AUDITOR
Los accionistas de Enagás han aprobado además la elección de la firma Ernst & Young (EY) como auditor de sus cuentas para los ejercicios 2016, 2017 y 2018. EY tomará así el relevo a la firma Deloitte, que era la encargada de auditar las cuentas del gestor de la red gasista estos últimos años.
La adjudicación del contrato de auditoría de Enagás a EY para los próximos años se suma a las decisiones que ya han tomado otras empresas del Ibex, que no han esperado a la entrada en vigor definitiva de la nueva Ley de Auditoría el próximo mes de junio para cambiar de verificador de cuentas.
Desde que comenzó a debatirse la norma en las instituciones europeas, un 22% de las empresas del selectivo han querido adelantarse al límite fijado legalmente, impulsadas también por la presión de accionistas institucionales que son cada vez más partidarios de una mayor rotación de auditor.
En este cambio de auditores, KPMG y EY son, hasta el momento, las dos firmas que han logrado un mayor número de contratos. KMPG ha sido designada como auditor por Mapfre, Red Eléctrica e Iberdrola, mientras que EY ha sido seleccionada para verificar las cuentas de Bankia, Gamesa y la propia Enagás. PwC, por su parte, ha sido nombrado auditor de Santander y Bankinter.