Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La junta de Endesa aprueba mañana la venta de activos en Latinoamérica y el dividendo de 14.605 millones

La junta de accionistas de Endesa aprobará previsiblemente mañana la venta a Enel de su participación en la chilena Enersis, a través de la que controla los activos en Latinoamérica, y el reparto de dos dividendos extraordinarios a finales de octubre por un valor histórico de 14.605 millones de euros.
Estas operaciones se inscriben en el proceso de reestructuración en que se encuentra inmersa la compañía, cuyo negocio se centrará ahora en España y Portugal. Aparte de la desinversión en Latinoamérica y los dividendos, los cambios incluyen el nombramiento de José Bogas como consejero delegado en sustitución de Andrea Brentan y una posible colocación en Bolsa o entre inversores cualificados por parte de Enel de una participación minoritaria de Endesa.
Enel, que tiene un 92% de Endesa, comprará los activos latinoamericanos por 8.252 millones, con una prima del 11%. En concreto, se hará con el 60% que posee Endesa en Enersis mediante la adquisición de Endesa Latinoamérica, propietaria del 40% de la chilena, y del 20% de las acciones restantes controladas directamente por la eléctrica española.
El importe de esta operación se destinará, como previsiblemente acordarán este martes los accionistas de Endesa, al reparto el próximo 29 de octubre de un primer megadividendo de 7,79 euros brutos por acción, más de cinco veces la retribución anual ordinaria distribuida por la eléctrica entre sus accionistas.
Además, el consejo de administración de Endesa ha acordado proponer a la junta de mañana el reparto de un segundo dividendo por valor de 6.352 millones, que se hará efectivo también el 29 de octubre y que equivaldrá a 6 euros brutos por acción, con lo que en total la compañía repartirá ese día 14.600 millones, o 13,79 euros brutos por acción.
Este segundo dividendo extraordinario se financiará en parte a través de un préstamo de 4.500 millones y una línea de crédito de 1.000 millones que elevarán la deuda de la compañía, situada en la actualidad en unos niveles particularmente bajos, de 4.550 millones.
VENTA PARCIAL DE ENDESA Y COMPRA DE E.ON.
Este último movimiento, al que Endesa describe como un "reapalancamiento de la sociedad" encaminado a "optimizar su estructura financiera", permitirá a la eléctrica ganar visibilidad de cara a una eventual OPV o venta de una participación minoritaria entre inversores particulares.
En otro gesto con los eventuales inversores, el consejo de administración ha acordado que el dividendo ordinario aumente a tasas del 5% en los dos próximos años y ha aprobado una actualización de su plan estratégico en el que se ofrece una visión clara de los objetivos de la empresa, que pasan por elevar un 25% las inversiones en España hasta 2016.
La nueva Endesa habrá quedado del todo definida una vez se sepa si la compañía se lanzará finalmente a la compra de E.ON España. La eléctrica, que ha diseñado su plan estratégico sin cuantificar este eventual movimiento, ha expresado su interés por la filial española del grupo alemán y ha anunciado que podría afrontar una adquisición sin necesidad de recursos adicionales de caja.