Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ericsson y Samsung ponen fin a su guerra legal sobre patentes

El acuerdo tendrá un impacto de 476 millones en las ventas de Ericsson en el cuarto trimestre
La firma sueca Ericsson y el grupo surcoreano Samsung han alcanzado un acuerdo en su conflicto legal sobre las licencias de patentes que pone fin a las demandas cruzadas que ambas compañías tienen abiertas tanto en la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC), como en la Corte del Distrito de Texas.
En virtud del acuerdo, que incluye las patentes relativas a los estándares móviles GSM, UMTS y LTE, tanto para redes como para dispositivos, Ericsson se compromete a la concesión de sus patentes básicas estándar, en términos "razonables y no discriminatorios" para el beneficio de la industria.
El acuerdo incluye un pago inicial y el pago de royalties por parte de Samsung a Ericsson mientras dure el nuevo acuerdo de licencias plurianual.
La compañía sueca ha indicado que los detalles del acuerdo son "confidenciales y no serán desglosados" pero ha aclarado que la información del impacto financiero del pago inicial en los resultados de Ericsson del cuarto trimestre de 2013 serán incluidos en el informe financiero.
En este sentido, la firma espera que el pago inicial impactará en sus ventas y en los ingresos netos en el cuarto trimestre de 2013 en 4.200 millones de coronas suecas (477 millones de euros) y 3.300 millones de coronas suecas (375 millones de euros), respectivamente.
IMPACTO FINANCIERO
Además, la firma sueca espera que el pago inicial impacte en el flujo de caja de Ericsson durante los primeros meses de 2014.
Para la firma sueca, la concesión de licencias de acuerdo a estos principios genera un "equilibrio" entre el incentivo que necesitan las empresas para innovar y contribuir a abrir estándares tecnológicos y, al mismo tiempo, mantener los royalties totales en un nivel "razonable" que permitan el acceso al mercado de nuevos entrantes.
"Estamos satisfechos por haber alcanzado un acuerdo equitativo y razonable para ambas partes con Samsung. Siempre hemos considerado la vía legal como el último recurso", ha dicho el jefe de la Oficina de Propiedad Intelectual de Ericsson, Kasim Alfalahi.
Para Alfalahi, este acuerdo permite a la compañía continuar centrándonos en llevar nueva tecnología al mercado y ofrecer un incentivo a otras empresas innovadoras para que compartan sus propias ideas.