Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eroski logra de la banca acreedora una dispensa de un mes en los compromisos de reestructuración de deuda

Eroski ha obtenido de la mayoría de la banca acreedora una dispensa temporal (waiver) de un mes en el cumplimiento de unos compromisos financieros (covenants) establecidos en el contrato de reestructuración de deuda, que queda de este modo extendido en un mes, hasta el 29 de febrero de 2016.
En concreto, la dispensa afecta a los covenants sobre un tramo de deuda ligada a desinversiones, por importe de 300 millones de euros, con fecha de vencimiento a 31 de enero de 2016 y un periodo de carencia de seis meses.
La cadena de distribución del grupo Mondragon ha indicado que sigue avanzando en los procesos de desinversión de activos no estratégicos que permitan reducir el endeudamiento del grupo. Con arreglo a las ofertas presentadas, Eroski explica que "se encontraría en disposición de alcanzar los compromisos adquiridos con las entidades financieras".
No obstante, asume que la complejidad de los procesos pudiera provocar la demora de la confirmación en los términos acordados, "siendo este el motivo de la dispensa temporal por un periodo adicional de un mes".
Eroski firmó en enero de 2015 un acuerdo con la banca acreedora para cerrar la refinanciación de su deuda por 2.515 millones de euros hasta 2019. El acuerdo fue suscrito por entidades acreedoras que representan el 95% de la deuda financiera del grupo.
En concreto, se trata de un plan de reestructuración de la deuda que se divide en varios tramos fundamentales. El primero, el senior de más calidad, consta de 791 millones con vencimiento el 31 de julio de 2019, unos intereses que oscilarán entre el 2,5% y 5% total en función de la generación de caja de la compañía, y que queda vinculado a la propia actividad de distribución de la compañía.
Por su parte, el segundo, al que afecta esta dispensa, está ligado a desinversiones, por 300 millones de euros, que permitirá a Eroski realizar desinversiones de "manera ordenada" y contará con un periodo de carencia inicial de 6 meses.
Entre las desinversiones que previsiblemente acometerá el grupo de distribución figurarían activos inmobiliarios como centros comerciales, al tiempo que se centrará en potenciar el negocio de franquicias.
También figura un tramo de deuda no estructural de 948 millones de euros, constituido como deuda a largo plazo ligada a la mejora del Ebitda y al cumplimiento del plan de negocio acordado. La amortización de este tramo será 'bullet' a cinco años a un tipo medio del 3,75%, con un periodo de carencia de 12 meses.
Respecto a la deuda inmobiliaria, por 105 millones de euros, el tramo se estructura de tal forma que no drenará recursos del grupo y estará supeditado a los resultados de la actividad inmobiliaria de la compañía de distribución y que mantiene las condiciones anteriores.
Además, la banca le otorgó una línea de circulante de 371 millones de euros, que la compañía viene utilizando para su actividad ordinaria.
Eroski, con una plantilla de 36.432 trabajadores, cuenta en la actualidad con una red de más de dos mil establecimientos.